Mercedes: «La Iglesia sigue ayudando a todos, pero desde casa»

(Diócesis de Segovia)

MERCEDES, maestra de Educación Infantil

  • ¿Cómo ha cambiado su día a día desde que se decretó el estado de alarma y el confinamiento?

Es difícil de resumir en pocas palabras. He pasado de estar casi todo el día fuera de casa a estar las 24 horas y con mi familia. Descanso más, cocino más, hablamos más, me ocupo de mi madre más, rezamos todos los días juntos…

  • ¿Qué papel desempeña la Iglesia frente al coronavirus?

Desde mi humilde punto de vista, la Iglesia sigue acompañando como siempre pero desde otro lugar físico y espiritual. Cuando antes íbamos a la Eucaristía dominical lo hacíamos presencialmente pero ahora participamos desde casa; cuando antes acudíamos a buscar a nuestro párroco, ahora lo llamamos por teléfono; cuando antes fallecían nuestros familiares, amigos o vecinos, íbamos al templo y al cementerio, pero ahora solo acompaña nuestro párroco. Cuando antes pedías ayuda acudiendo al templo o a la casa parroquial, ahora pides ayuda telefónicamente, Cáritas sigue estando ahora más que nunca. La Iglesia sigue dando la cara por todos, sigue acompañando a todos, sigue ayudando a todos pero desde casa. La Iglesia de antes sigue ahí, per ahora también tenemos y usamos la Iglesia doméstica.

  • ¿En estos tiempos de mayor convivencia en el hogar, cuál es la posición de los padres como educadores en la fe de sus hijos?

Los padres deben ser en todo momento los principales educadores de la fe con su ejemplo y con sus palabras. Hoy al pasar más tiempo juntos, debemos repartirnos las tareas, los trabajos, las aficiones y por supuesto, el tiempo de orar juntos. A veces, los padres dejamos en manos de otras personas la Educación de nuestros hijos y durante este confinamientos estamos corrigiendo, modificando y mejorando esa actitud.

  • ¿De qué manera su fe le ayuda a sobrellevar esta situación?

Mi fe es uno de mis pilares para la vida diaria. Durante este tiempo dedico más tiempo a rodearme de personas que me ayuden a aumentar mi fe. He aumentado mi tiempo de oración, comparto mi oración con otras personas, rezo por otras personas y pido ayuda para que recen por mi.

  • ¿Cómo cree que la fe puede servir de “vacuna” ante la impotencia y el miedo de enfermos y familiares?

Uno de mis lemas en estos duros momentos es: AMA, RÍE, LLORA, VIVE Y REZA. Y sin olvidar que la fe es la esperanza para seguir adelante en estos días. Aunque a veces no resulta nada fácil consolar a enfermos (fallecidos) y a quienes los acompañan (familiares o personal). Hay personas que recurren a gente como nosotros que tenemos fe (aunque a veces sea pequeña o con dudas) para que les ayudemos o recemos por ellos.

  • ¿Considera que, debido a las circunstancias, estamos profundizando en nuestra relación personal con el Señor de una manera más pura?

Considero que busco más al Señor, intento acercarme más a Él, pero lo hago de forma un tanto egoísta y “llamando a la puerta” de otras personas que siento que están más cerca que yo. Durante este tiempo he entrado en el hogar de algunas hermanas y de algunos sacerdotes buscando ayuda y buscando paz.

  • ¿Opina que la irrupción de esta crisis sanitaria y social ha alterado la forma de vida generalmente individualista y materialista de la humanidad?

Este periodo tan doloroso que estamos viviendo es para algo, es para algo bueno y es por algo: dejar de pensar tanto en nosotros mismos, pensar más en los demás, encontrar a Dios en el prójimo, ser mejores personas e incluso, para mejorar nuestro planeta, que Él creo con tanto amor.

  • ¿Cree que una vez superada la pandemia el ser humano cambiará su actitud ante la vida y ante los demás?

Deseo creer que todos seremos mejores personas, será para nosotros mismos buenos y para todos los demás un paso adelante en el camino que cada uno estamos recorriendo y donde nos cruzaremos con muchos semejantes. Vivo día a día, vivo poco a poco, hoy es un hermoso día aunque haya nubarrones, aunque haya tormenta; cuando llega la noche doy gracias a Dios, pero no sé si habrá un nuevo amanecer para mí, por lo tanto, vivo hoy.

  • La Iglesia ha sabido adaptarse para continuar con su labor desde la distancia ¿cómo valora las iniciativas evangelizadoras a través de los medios de comunicación y redes sociales?

Para mí esta nueva evangelización ha sido totalmente positiva: vamos a Misa por facebook, rezamos vísperas en Cuenca o Ávila por youtube, participamos de la Vigilia Pascual en la catedral de Segovia por televisión…
Hay un horario muy amplio para asistir a los cultos que cada uno desee; en este mundo de la inmediatez podemos parar, reiniciar, escuchar, tener silencio, aprender…

  • Escoja una cita bíblica que sirva como mensaje de esperanza a los creyentes

El Señor es mi pastor, nada me falta: en verdes praderas me hace recostar, me conduce hacia fuentes tranquilas y repara mis fuerzas. Me guía por el sendero justo, por el honor de su nombre. Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque tú vas conmigo, tu vara y tu cayado me sosiegan.

 

 

Diócesis de Segovia