COMECE pide a los Estados de la UE dar respuesta común a la migración forzada

Migrantes a la deriva en el Mar Mediterráneo. (AFP or licensors)

«La pandemia no debería ser una excusa para dejar que los seres humanos mueran en el mar Mediterráneo». Es esta la última declaración que ha hecho el Secretario General de la COMECE, el Padre. Barrios Prieto, haciendo referencia a los muchos migrantes procedentes de Libia que en los últimas días no fueron desembarcados de manera rápida y segura en el puerto más cercano de la Unión Europea.

Garantizar desembarque rápido y seguro

Las últimas noticias informan de 47 personas que han estado atrapadas durante días en un barco de rescate de la ONG española Salvamento Marítimo Humanitario (SMH), en el área de búsqueda y rescate (SAR) de Malta, en una situación extremadamente precaria y finalmente llevados de vuelta a Libia. El barco de rescate “Aita Mari” localizó una patera con 47 migrantes – 6 de ellos inconscientes y una mujer embarazada – que estaba desde hacía cuatro días a la deriva en el Mar Mediterráneo Central.

“La UE debería apoyar a sus Estados miembros para garantizar el desembarque rápido y seguro de los migrantes y solicitantes de asilo en el puerto seguro más cercano, que debería ser un puerto europeo, ya que los puertos libios no pueden considerarse seguros», ha expresado el padre Manuel Barrios Prieto, Secretario General de la COMECE, ciñéndose a lo requerido por la Resolución MSC.167 (78) del Comité de Seguridad Marítima de la Organización Marítima Internacional.

Urge una respuesta común por parte de los Estados miembros de la EU

El padre Barrios además señala que para evitar que el mar Mediterráneo se convierta en un vasto cementerio, “COMECE llama a la Unión Europea y sus Estados miembros a trabajar por una respuesta común a la migración forzada, estableciendo un mecanismo de solidaridad predecible acordado entre los estados miembros de la UE para hacer frente a situaciones de emergencia de migrantes vulnerables en angustia en el mar». Además, pide tener en cuenta las condiciones inhumanas en las que se encuentran estos migrantes: «Los migrantes y los solicitantes de asilo a menudo son sometidos a tortura, violencia y trato inhumano cuando son llevados de regreso a los países desde donde se embarcaron».

No se trata solo de migrantes, se trata de nuestra humanidad

Tal y como dijo el Papa Francisco en su Mensaje para el Día Mundial de los Migrantes y Refugiados en 2019: «no se trata solo de migrantes: [se trata de nuestra humanidad], se trata de que nadie sea excluido». Por ello, el padre Barrios pide que a pesar de las dificultades actuales causadas por la actual pandemia de Covid-19, “prevalezcan siempre los principios humanitarios” y “nadie se quede atrás”, tampoco – concluye – “los migrantes en una embarcación de rescate”.

 

 

Ciudad del Vaticano