Estrella y camino

El mes de Mayo, a punto de comenzar, está dedicado en la Iglesia católica a la Virgen María; todo un mes para honrar y rezar a la Virgen, para agradecer su presencia en medio de nosotros, para sentirnos amados por ella y para dar gracias a Dios por tan buena Madre. Así lo hace la Ciudad de Castellón ya al inicio de Mayo celebrando el primer domingo del mes, a su Patrona, la Mare de Déu del Lledó.

Los devotos de la Virgen sabemos muy bien que ella, como una buena madre, nunca nos abandona y siempre está pendiente de nosotros, sus hijos. Su presencia es muchas veces imperceptible, pero es real y eficaz, también en el dolor, la enfermedad, en la tribulación y en la muerte. Cada uno de nosotros, nuestras familias y ciudades estamos en su corazón y cuida de nosotros; ella sufre y ora con nosotros y nos alienta también en estos momentos de pandemia. En esta situación invoquemos su protección e intercesión para vernos liberados pronto de esta tragedia. Como una estrella, María resplandece siempre en nuestro camino como un signo de salvación y de esperanza. Como rezaba san Bernardo, si te encuentras con los arrecifes de la tribulación, en los peligros, en las angustias y en las dudas mira a la estrella e invoca a María.

Hoy invito además a contemplar a la Virgen Maria y aprender de ella a dirigir nuestra mirada a Dios. María es modelo de fe; es estrella y camino que nos lleva a su Hijo y nos conduce a Dios. Ella, mujer humilde, tenía un alma siempre dispuesta para preguntar y escuchar a Dios, para aceptar y cumplir su voluntad: “Aquí está la esclava del Señor. Hágase en mí según tu palabra” (Lc 1, 38). Cuando el ángel le anunció que Dios la ha elegido para ser Madre de Dios, María pregunta cómo será posible pues no conoce a varón. En la duda no se cierra en sí misma; las dificultades en su vida no fueron nunca razón para cerrar su corazón a Dios y dejar de confiar en Él. Pidámosle a María que nos enseñe a ser humildes como ella. Humildad es vivir en la verdad. María sabe que sin Dios no es nada. Preguntemos como ella que querrá decirnos Dios en estos momentos. Y como ella reconozcamos nuestra finitud y fragilidad, nuestra necesidad de Dios.

Abramos nuestro corazón a Dios. Su Hijo, el Señor Resucitado, es la vida para el mundo y la esperanza para la humanidad; Él es la misericordia encarnada de Dios. No nos desalentemos en la lucha contra el mal ni tengamos miedo, porque el Resucitado está con nosotros. María, su Madre y Madre nuestra, nos lo muestra; ella nos sostiene y acompaña.

+ Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Mons. Casimiro Lopez Llorente
Acerca de Mons. Casimiro Lopez Llorente 409 Articles
Nació en el Burgo de Osma (Soria) el 10 de noviembre de 1950. Cursó los estudios clásicos y de filosofía en el Seminario Diocesano de Osma-Soria. Fue ordenado sacerdote en la Catedral de El Burgo de Osma el 6 de abril de 1975. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y en 1979 la Licenciatura en Derecho Canónico en el Kanonistisches Institut de la Ludwig-Maximilians Universität de Munich (Alemania). En la misma Universidad realizó los cursos para el doctorado en Derecho Canónico. El 2 de febrero de 2001 fue nombrado Obispo de Zamora. Recibió la Ordenación episcopal el 25 de marzo de 2001. En la Conferencia Episcopal es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos y Presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis.