La Delegación diocesana de Migraciones ayuda a solucionar problemas generados por la pérdida de empleo o vivienda

(Diócesis de Getafe)

La Delegación diocesana de Migraciones a cuyo frente se encuentra el sacerdote Fernando Redondo sigue trabajando por la integración y la solución de todo tipo de problemas generados por el estado de confinamiento y pandemia que sufre la población inmigrante en España.

Sus servicios se siguen prestando a través del teléfono 91 681 51 11, de lunes a viernes, de 8.00 a 15.00 horas y por correo electrónico en las siguientes direcciones:

[email protected][email protected] y [email protected]

A través de estos canales se podrán consultar preocupaciones y dudas en cuanto a la situación que esté viviendo el inmigrante; sobre trámites que necesiten del asesoramiento de un abogado, orientación y gestión laboral (ERTE, desempleo, ayudas, subsidios…) y otros problemas generados por las peculiaridades de la situación actual.

Los profesionales de la Delegación les dirán si pueden solicitar las ayudas para alquiler de vivienda habitual o el aplazamiento para el pago de alquiler y cómo hacerlo.

A estas ayudas se pueden acoger todas las personas en riesgo de vulnerabilidad: aquellas que se encuentren en desempleo (desempleados durante y/o después del estado de alarma); las personas en situación de  ERTE (Expediente de Regulación de Empleo Temporal); aquellas que hayan tenido que reducir su jornada laboral por motivos de cuidado y trabajadores/as autónomos cuyos ingresos se hayan visto reducidos como consecuencia del impacto social y económico del coronavirus.

También les ayudarán a solucionar conflictos con el propietario de la vivienda ante un posible desahucio o de solicitud de subida del alquiler y a cumplimentar toda la documentación precisada en cada caso.

DESCARGAR DOCUMENTO ADJUNTO

La Delegación diocesana de Migraciones también sigue adelante con el proyecto ‘Vivienda refugio’ en los municipios de la Diócesis de Getafe. Un proyecto destinado a la acogida temporal de personas solicitantes de asilo que se encuentran sin amparo en nuestro país hasta que son atendidas por la Administración.

Según ha señalado el delegado de esta área, Fernando Redondo, “el ejercicio de la Caridad, en este caso en relación a las personas que vienen hasta nosotros pidiendo refugio, es un compromiso de toda la comunidad diocesana”.

 

 

Diócesis de Getafe