Iniciativas pastorales en tiempos de pandemia

Estimados hermanos sacerdotes:

¡Feliz Pascua!

La alegría de Jesucristo Resucitado renueva nuestras vidas desde dentro. Hay un caudal de gracia que se derrama abundantemente sobre la historia de la humanidad, sobre cada persona y sobre nuestras comunidades.

El reto pastoral que se nos plantea en la actual situación de confinamiento puede ser una ocasión propicia para favorecer algunas iniciativas que favorezcan una vivencia intensa de este tiempo pascual.

Sé que sois generosos y creativos, que estáis cerca de los fieles con vuestra oración y vuestra cercanía.

Os agradezco vuestro testimonio sincero, y muchas veces callado, pero siempre eficaz.

Os doy las gracias por vuestra valentía y vuestra capacidad de entrega.

En estos momentos de incertidumbre y de sufrimiento, nuestra Diócesis puede responder, con fe activa, esperanza viva y caridad constante, para ser presencia que acompaña, para escuchar con atención y poder decir una palabra de consuelo.

Comparto con vosotros algunas propuestas que me habéis hecho llegar, a modo de ejemplo. Podéis realizar algunas, teniendo en cuenta que no se trata de hacer convocatorias públicas, sino de promover procesos de atención personalizada:

– Generar solidaridad ante la grave crisis económica que se avecina, intentando encontrar respuestas a través de Cáritas y de otras instituciones eclesiales.
– A propósito de la responsabilidad económica ante la pandemia, la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Española nos sugiere “la entrega de una parte de nuestro sueldo o una aportación fija durante un tiempo determinado y pidiendo a la comunidad cristiana que pueda sumarse también a esa iniciativa”.
– Contemplar la posibilidad de celebrar eucaristías «on line», a través de los actuales recursos informáticos.
– Realizar vídeo-llamadas con los grupos de las parroquias.
– Difundir la homilía dominical o un pensamiento diario para la reflexión personal a través de la grabación de voz.
– Invitar a hacer en cada hogar el “rincón de la oración”: lugar donde se pone una cruz y una imagen del rostro de Cristo o de la Virgen, como espacio reservado para la plegaria.
– Enviar canciones que difundan un mensaje explicado.
– Que los sacerdotes manden una carta a los fieles, como gesto de cercanía y expresión de disponibilidad.
– Realizar modelos de oración en familia; por ejemplo, lectio divina.
– Promover el rezo en familia de Regina coeli y la oración de Laudes y Vísperas.
– “La Iglesia te escucha”: difundir nuestros números de teléfono con un mensaje, por si alguien tiene deseos de dirección espiritual o simplemente necesita desahogarse.
– Enviar una meditación sobre un tema, santo del día, palabra u oración.

Estas, y otras muchas iniciativas, pueden mantener vivo el sentido del tiempo que el Señor nos concede. Es grande nuestra responsabilidad y son muy importantes vuestras posibilidades.

De nuevo, muchas gracias por vuestro ser, vuestro hacer y vuestro saber hacer.

Recibid mi cordial saludo y mi bendición.

+  Julián Ruiz Martorell,

obispo de Huesca y de Jaca

Mons. Julián Ruiz Martorell
Acerca de Mons. Julián Ruiz Martorell 396 Articles
D. Julián RUIZ MARTORELL nació en Cuenca el 19 de enero de 1957. Desde pequeño vive en Zaragoza. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza, siendo alumno del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). Fue ordenado sacerdote en Zaragoza el 24 de octubre de 1981. Encargos pastorales desempeñados: 1981-1983: Ecónomo de Plasencia de Jalón y Encargado de Bardallur; 1983: Encargado de Bárboles, Pleitas y Oitura; 1983-1988: Durante sus estudios en Roma, Capellán de las Religiosas "Battistine"; 1988-1993: Adscrito a la Parroquia de Santa Rafaela María, en Zaragoza; 1991-2005: Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar"; 1994-2010: Capellán de la comunidad religiosa del Colegio Teresiano del Pilar; 1998-2005: Director del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón; 1999-2005: Director del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín"; 2007-2010: Delegado de Culto y Pastoral de El Pilar. Fue nombrado obispo de Huesca y de Jaca el 30 de diciembre de 2010. En ese momento desempeñaba los siguientes cargos y tareas: Profesor de Sagrada Escritura del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (1988), del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar" (1988) y del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín" (1988); Miembro del Consejo Diocesano de Pastoral (1993); Miembro del Consejo Presbiteral (1998); Canónigo de la Catedral Basílica "Nuestra Señora del Pilar" de Zaragoza (2004); Miembro del Colegio de Consultores (2005) y Secretario del Consejo Presbiteral; y Vicario General de la Archidiócesis (2009). Fue ordenado obispo en la S. I. Catedral de Huesca el 5 de marzo de 2011. Tomó posesión de la diócesis de Jaca al día siguiente en la S. I. Catedral de esta diócesis.