Reino Unido: Alarma de la Iglesia por abuso doméstico durante la pandemia

Monseñor Sherrington explica que para quienes viven este drama es “peligroso y potencialmente mortal”.

«En este momento de emergencia nacional, se nos pide que nos quedemos en casa para salvar vidas, pero para aquellos que sufren abuso doméstico, el hogar está lejos de ser un lugar de seguridad, autorrealización y salud». Esta es la advertencia de monseñor John Sherrington, presidente de la Comisión contra el abuso doméstico de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales. El comunicado fue publicado tras la denuncia de “Refuge”, organización benéfica contra el abuso doméstico, sobre el aumento en un 25 por ciento de las llamadas y solicitudes de ayuda realizada a la  Línea Nacional de Ayuda contra el Abuso Doméstico desde el comienzo de la cuarentena por la pandemia de Covid-19.

Monseñor Sherrington explica en la nota que con demasiada frecuencia el hogar es un lugar de dolor, miedo, degradación y aislamiento y, por lo tanto, el  llamado a quedarse en casa para quienes viven este drama es  “peligroso y potencialmente mortal”. “El abuso infligido – subraya el prelado – incluye muchas formas de intimidación violenta y no física, como el abuso verbal persistente, el chantaje emocional y la privación forzada social o financiera. Existe el riesgo de que dicho abuso, que generalmente ocurre a puerta cerrada, crezca y empeore durante este tiempo en el que se nos pide que nos alejemos socialmente de los demás”.

El comunicado recuerda el  llamamiento, el año pasado, por Día por la Vida en el que el episcopado destacó el flagelo del abuso doméstico y pidió a los católicos en Inglaterra y Gales que apoyen a los grupos y proyectos existentes que trabajan para ayudar a los más vulnerables, y para ayudar a difundir la conciencia y la información sobre el abuso en el hogar. “Reitero este llamado ahora y exhorto a continuar uniéndonos como nación para apoyar a los más vulnerables durante esta pandemia, incluidos los que sufren abusos domésticos” – insiste mons. Sherrington .

En el documento episcopal, publicado en mayo de 2019, los obispos británicos denunciaron que según las estadísticas una de cada cuatro mujeres y aproximadamente uno de cada seis hombres sufren abuso doméstico en su vida, y dos mujeres son asesinadas cada semana en Inglaterra por una pareja o ex pareja. “Hombres, mujeres y niños sufren abusos domésticos a manos de esposos, esposas, padres y otros miembros de la familia – denuncian – y esto es un delito contra la dignidad de la persona humana que nunca debe ser tolerado o justificado”.

Por último, tras ofrecer una lista de centros de ayuda de la Iglesia y civiles, el presidente de la comisión contra el abuso doméstico recalca que toda persona tiene derecho a vivir su vida libre de violencia, abuso, intimidación y miedo. “Únanse a mí – pide – para orar por las mujeres, hombres y niños que están sufriendo debido al abuso doméstico durante esta pandemia, pidiéndole al Señor que les dé esperanza y valor al saber que hay lugares de seguridad para ellos durante esta pandemia».

 

 

Ciudad del Vaticano