La Pascua que brota en medio del dolor

Hemos vivido una Semana Santa desacostumbrada. No habíamos previsto que este año sería así. Y no solo nosotros, es toda la humanidad a quien se está poniendo a prueba, confinada a una situación que cada día se hace más larga y, para algunos, insoportable. La pandemia del COVID-19 todavía nos está amenazando y no se eliminan las nieblas que nos impiden ver el estallido de la luz pascual. Sin embargo, ¡la Pascua ha llegado! Lo ha hecho en medio de una mezcla agridulce donde se mezclan sentimientos de todo tipo, la de quienes padecen la enfermedad y la de los que han salido de ella y ahora ya están seguros y disfrutando de ese estado de salud que es valorado más que nunca.

Aparentemente, parece que el árbol aún esté seco, pero si contemplamos las puntas de sus ramas a contraluz, veremos que, gracias a esta luz, ya apuntan nuevos brotes de vida. La percepción es lenta y un tanto difuminada, pero aumenta poco a poco en intensidad a medida que el día sube y va desapareciendo la noche. Danos, Señor, un corazón limpio para ver y para verte en aquellos y aquellas que aman y se entregan como Tú.

El anuncio de Pascua encuentra todavía la resistencia de la oscuridad que esparce la enfermedad del coronavirus por toda la humanidad e impide ver más allá. Pero la luz está, el sol ha salido, la Pascua da noticia de que la muerte es vencida porque Jesús ha resucitado. También los primeros discípulos y las mujeres que fueron a acercarse al sepulcro tenían la mente ofuscada, el miedo los tenía helados, los sentimientos de fracaso les impedían vislumbrar una salida luminosa.

¡La Pascua está aquí! Por la fe creemos, sabemos y proclamamos que Jesús ha resucitado, que lo han visto vivo, que el primer saludo ha sido «la paz esté con vosotros!» y ha comunicado la consoladora advertencia de «no temáis». Hoy recogemos con gozo este anuncio y manifestamos el firme deseo de que haremos todo lo posible para descubrir que el dolor que todavía está ocasionando el coronavirus, muy pronto sea transformado con una nueva bocanada de vida y resplandezca definitivamente Jesucristo, salud de los enfermos, luz que nunca se acaba.

Es a partir de Él que nos viene la capacidad para descubrirlo en estos brotes de vida que van apareciendo en medio de nosotros a través de gestos sencillos llenos de humanidad, de innumerables muestras de solidaridad, de afecto, de ayuda y de servicio hacia los que lo pasan peor. Hagamos todo lo posible para que Jesucristo sea reconocido en ellos, verdaderos testigos de resurrección y de vida, para que les llegue el consuelo de la esperanza y la fuerza de la caridad que los restablezca y les dé la plena salud del cuerpo y del espíritu.

 

 

Mons. Sebastià Taltavull

Obispo de Mallorca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 111 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.