Covid-19. Panamá y Brasil, así el clero mantiene viva la cultura de encuentro

La Exposición del Santísimo, la Santa Misa, la oración permanente y la atención a los enfermos. No se ha dejado de vivir la “cultura de encuentro” a través de los espacios virtuales que han implementado las diócesis para brindar a sus feligreses un acompañamiento mutuo en estos momentos de crisis por el coronavirus. Es lo que se lee en el sitio de la Conferencia Episcopal panameña: “El coronavirus logró cerrar las Iglesias de nuestro país y en muchas partes del mundo, pero Jesús Eucaristía ha salido al encuentro de sus feligreses, a través de las diferentes plataformas comunicacionales”.

En estos momentos de incertidumbre que vive el mundo, los obispos y sacerdotes no han parado de oficiar misas especialmente por los enfermos y fallecidos a causa del Covid-19 y por aquellos que arriesgan sus vidas para la detención de este mal.

La Zona Misionera de Metetí, en el Vicariato Apostólico del Darían, ante la suspensión de las misas presenciales para evitar la propagación del coronavirus, realizó la procesión con el Santísimo Sacramento, visitando todas las comunidades, llevarles una voz de aliento y que recibieran la bendición de Jesús Eucaristía; para que imploren al Altísimo que cese la pandemia.

Monseñor Pedro Hernández Cantarero, Obispo del del Darién y  las religiosas que sirven en esta región misionera, animan a sus feligreses a seguir en familia orando, a la lectura diaria de Palabra de Dios y al rezo del Santo Rosario. En la Diócesis de Colón-Kuna Yala, el Padre Elquin Núñez, salió con el Santísimo Sacramentado por las calles de Arco Iris y La Cresta, para que sus fieles fueran bendecidos por el Señor al pasar por sus casas.

“No estamos solos, toda la Iglesia ora, confiada de que en Dios está el destino de toda la humanidad, y estoy convencida que, unidos en oración, se vencerá al enemigo, la pandemia del coronavirus”, dice Leyda Mercedes Contreras, ministra extraordinaria de la Comunión en la Catedral San José de David. “Estoy segura de que la oración es la mejor arma, como lo ha sido siempre en momentos difíciles que ha vivido el mundo”.

Brasil, la crisis del coronavirus ocasión para redescubrir la hermandad

Mientras tanto, en Brasil los consagrados y consagradas invitan a edescubrir los valores de la fraternidad cristiana y la solidaridad humana, dedicando más tiempo a la oración y la meditación de la Palabra de Dios, sin dejarse influenciar por noticias falsas.

La hermana Maria Inês Ribeiro, presidenta de la Conferencia de Religiosos de Brasil (Crb), en un vídeo-mensaje especial para la Cuaresma en tiempos de Coronavirus, subraya cómo el momento particular que estamos viviendo hoy en el mundo exige cambios profundos en todas las esferas de la vida humana. Empezando por nuestra forma de entender la realidad para enfrentar mejor las dificultades. Es muy fácil», dice, «quedar atrapado en noticias falsas, tensiones, preocupaciones, la situación financiera del mundo. Para no caer en la inseguridad», subraya, «es necesario informarse siguiendo las directrices oficiales.

Según la Hna. Maria Inês, este es también un «momento favorable» para vivir la fraternidad en las comunidades y familias, compartiendo alegrías, penas, preocupaciones y sufrimientos, un momento «que requiere la comprensión de nuestras diferencias».

Además – continúa – es también una oportunidad para compartir la Palabra de Dios, las historias de las personas, para rezar la Liturgia de las Horas y seguir en familia «con más profundidad» las Misas transmitidas por televisión, radio e Internet. Así que, en conclusión, la invitación es a no olvidar la vida fuera: la de los sin techo, los desempleados, los trabajadores informales y todas las personas vulnerables, los más expuestos a la crisis actual.

 

 

Ciudad del Vaticano