Bolivia: Cáritas exhorta al gobierno a garantizar la integridad de la población

El pronunciamiento de la organización humanitaria católica puntualiza de manera detallada las categorías y sectores de la población más vulnerables y desprotegidos ante la pandemia.

“Caritas Bolivia – se lee en la nota – trabaja en el país hace 61 años, atendiendo a la población desprotegida, desfavorecida y hasta despreciada de la sociedad como son las personas adultas mayores, migrantes, personas con discapacidad y personas privadas de libertad,  y todas ellas, se encuentran hoy en día en alto riesgo de vulnerabilidad”.

En favor de los migrantes y refugiados, el documento exhorta a evitar que las personas en situación de movilidad humana sean expulsadas de los lugares donde tienen alojamiento temporal. Asimismo, solicita medidas que resguarden su integridad física y salud, provisionando insumos de higiene personal y colectiva en las casas de acogida y alojamientos donde se encuentren, especialmente,  por la cantidad de niños existentes y que incrementan el riesgo común.

Respecto a la situación de las personas adultas mayores, la Pastoral Social del episcopado boliviano  advierte que los establecimientos de atención especial, como hogares y asilos de ancianos, no cuentan con presupuesto para garantizar insumos de higiene y pañales que hacen mucha falta en los hogares. También  recuerda que solo algunos hogares cuentan con la beca alimenticia, por lo que  solicita a las autoridades abastecerlos en estos tiempos de restricción de tránsito, pues no pueden salir a realizar las compras. “Exhortamos – se lee en el documento – a asumir medidas para las personas adultas mayores que viven en situación de calle en capitales de departamento, crear albergues transitorios y dotarlos de los alimentos necesarios.

Para las personas privadas de libertad, Cáritas Bolivia reclama la suministración permanente de insumos de higiene para evitar el contagio al interior de los recintos carcelarios. Asimismo, se solicita la prohibición de visitas a las cárceles a nivel nacional, de parientes y amistades, hasta que termine esta crisis, para evitar que se lleve a los recintos alguna enfermedad que ponga en riesgo la integridad de los privados de libertad.

El pronunciamiento de la Comisión de Pastoral social de la Conferencia episcopal de Bolivia exige que se garantice el cumplimiento del Decreto Supremo 4199 sobre la emergencia  del Coronavirus (COVID-19).  “Finalmente hacemos un llamado a nuestras autoridades a prever acciones futuras en torno a los difíciles tiempos de crisis económica, social y política que podríamos enfrentar como consecuencia de esta pandemia, situación que no sólo  vive Bolivia, sino al mundo entero” – concluye el texto.

En Bolivia, el Ministerio de Salud informó que hasta el momento los casos de coronavirus en el país alcanzaron la cifra de 74 personas. El Gobierno Nacional procedió, ayer,  al cierre de total de fronteras bajo la consigna “nadie entra, nadie sale”, según anunció la presidente interina, Jeanine Áñez. Por su parte, el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia dictaminó el aplazamiento de los comicios que se iban a celebrar el próximo 3 de mayo.

 

 

Ciudad del Vaticano