El trabajo de las Cáritas diocesanas

Además de ser una emergencia sanitaria, la propagación de COVID-19, se está volviendo cada vez más social. Afecta sobre todo a quienes ya viven en situaciones de dificultad, creando nuevas situaciones de pobreza.

La Dirección de Cáritas Española ha compartido con las 70 Cáritas diocesanas de España una serie de orientaciones sobre las medidas a adoptar en los distintos ámbitos territoriales de trabajo para responder al impacto del coronavirus:

– Ante el impacto del COVID-19 actuaremos con sensatez y prudencia sin olvidar nuestros valores, lo primordial es estar al lado de las personas pobres y excluidas.

– Adoptaremos las medidas oportunas para proteger y prevenir el contagio entre los agentes de Cáritas, las personas participantes de nuestros centros y programas y otras personas con las que desde Cáritas nos relacionamos.

– Observar estrictamente las medidas indicadas por las autoridades sanitarias de cara a la contención del virus y colaborar con las autoridades en las medidas que el Gobierno central y las Administraciones competentes en cada territorio recomienden en cada fase de la crisis sanitaria.

– Colaborar con toda la iglesia para adaptar la vida de las comunidades cristianas a las limitaciones impuestas por la actual emergencia, apoyar la difusión de las recomendaciones oficiales y, sobre todo, transmitir un mensaje de confianza, solidaridad y esperanza al conjunto de la sociedad.

Estos son algunos ejemplos de los trabajos que siguen llevando a cabo las distintas Cáritas diocesanas de España.

Cáritas diocesana de Madrid sigue prestando “con normalidad” la atención a personas y colectivos vulnerables, a pesar de la situación por el coronavirus en la Comunidad de Madrid, donde más están aumentando los contagios. No obstante, ha suspendido algunas de las actividades sociales grupales dirigidas a menores y también a mayores, teniendo en cuenta que estos últimos son grupo de riesgo. Además, ha lanzado una iniciativa llamada “Quiero ser tu vecino de apoyo”, una red para que ancianos y enfermos tengan una persona de referencia que les ayude en su portal.

Cáritas diocesana de Córdoba ha ofrecido a la Junta de Andalucía la Residencia de Ocio y Tiempo Libre de Torrox por si hace falta utilizarlo como espacio sanitario.

Cáritas diocesana de Segorbe-Castellón ha formado un gabinete de crisis ante la evolución que está teniendo la situación creada por el coronavirus y su impacto en la sociedad, teniendo en cuenta que su servicio a los más vulnerables no puede interrumpirse, según han asegurado “debemos asegurar la salud y el cuidado de las personas atendidas, voluntarios y trabajadores”.

En Ávila, la institución diocesana ha cerrado sus oficinas y su economato pero mantiene abierto el albergue y, sólo para casos de emergencias, su Programa de Acogida de Atención Primaria.

Cáritas diocesana de Tenerife, ha decidido centralizar el servicio de acogida y acompañamiento en las cabeceras de cada uno de los arciprestazgos para evitar contactos innecesarios y mantiene  los repartos de comida planificados en cada pueblo, aunque se han tenido que tomar medidas de prevención para evitar contagios.

 

 

Conferencia Episcopal Española