La Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz decreta el cierre de los templos parroquiales, iglesias y capillas para frenar el coronavirus

De acuerdo con las otras dos Diócesis de la Provincia Eclesiástica (Coria-Cáceres y Plasencia), desde la mañana del día 15 de marzo, domingo, y mientras no se disponga lo contrario, quedarán cerrados todos los templos parroquiales, iglesias y capillas, sin la posibilidad de que se tengan, para el culto público, celebraciones sacramentales u otros actos de piedad. Procedemos así, aunque no viene impuesto por el Decreto del Gobierno relativo al estado de alarma (cf. núm. 12), con el deseo de ayudar decididamente a frenar, en la medida de nuestras posibilidades, el crecimiento de contagio previsto para los próximos días y semanas.

Además, el Vicario General de la Archidiócesis, Mateo Blanco, añade indicaciones para los sacerdotes de la Archidiócesis:

  1. Se comunica a todos los sacerdotes de la Archidiócesis que desde mañana, día 15 de marzo, y hasta nuevo aviso, los funerales se celebrarán con una sencilla liturgia de la Palabra en la intimidad familiar, bien en el tanatorio o en el lugar donde se encuentre el difunto, respetando siempre las recomendaciones de higiene.

Pasada esta situación se podrá celebrar la Eucaristía en la parroquia.

Es necesario explicar esta medida a los dolientes, haciéndoles ver que por el bien de todos.

  1. Según las circunstancias, los párrocos y rectores de iglesias, si lo creen conveniente, podrán señalar, a lo largo del día, algún tiempo para facilitar la oración individual de los fieles y la visita al Stmo. Sacramento, salvadas escrupulosamente las medidas de higiene que procedan.

 

 

Archidiócesis de Mérida-Badajoz