Laicado 2020, Pueblo de Dios en salida

El «Congreso de laicos 2020, Pueblo de Dios en salida», convocado por la Conferencia Episcopal Española como culminación de su Plan pastoral, reunió en Madrid a 2.200 personas de todas las Diócesis y movimientos laicales, los días 14 al 16 de febrero. Desde Urgell participamos doce personas y yo mismo. Fue una experiencia eclesial muy gozosa y que nos llenó a todos, en la que hemos podido captar el paso y la acción del Espíritu en tantos y tantos de los presentes. Se había dado un proceso sinodal, entre todos, que reclama ahora una continuidad en la vida de las Diócesis. Y lo intentaremos también en Urgell. Empezamos un proceso que continúa abierto y nos exige seguir caminando como Pueblo de Dios en salida. Un proceso guiado por el Espíritu, presente desde el principio de los trabajos del Congreso.

La intención es impulsar la conversión pastoral y misionera de los laicos dentro del pueblo de Dios, para dar voz al laicado, asociado y no asociado. El ambiente, la alegría entre todos, el respeto por el pensamiento diverso, la acogida y la escucha, la suma entre todos, la complementariedad de servicios y misiones, la receptividad… han sido una experiencia sorprendente, y que no parecía fácil, si atendemos a la historia más reciente de este tipo de encuentros y las dificultades para caminar juntos. Dios inspira esta obra de comunión y de misión. Se han sembrado las semillas necesarias para renovar y dinamizar el laicado, y ahora esperamos que dará sus frutos.

La ponencia final lo reflejaba bien, con un doble objetivo: por un lado, presentar las aportaciones de los Grupos de Reflexión tras el recorrido de los 4 itinerarios que habían constituido el eje central de Congreso; y por otro, ofrecer un escenario de futuro inmediato que permita profundizar en las prioridades que, en un ejercicio de sinodalidad, se han podido identificar durante este proceso.

Nuevos retos, para ser sal y luz, Iglesia misericordiosa, acogedora y abierta al mundo de hoy y, sobre todo Iglesia fiel a Jesús y a su Evangelio. Hay que salir hacia las periferias, diálogo y encuentro, vivir desde la oración y los sacramentos, apertura a los que buscan, cultivar las semillas de la Palabra, cercanía a los pobres y a los que sufren, anunciar el Evangelio y estar a gusto con el pueblo. Quizá se haya podido encontrar un lenguaje laical común. Se ha insistido en la vocación y en el protagonismo del laicado, que debe encontrar caminos de participación eclesial, siempre en clave de misión y no de poder; y al mismo tiempo se ha abierto un proceso guiado por el Espíritu. También se pidió dar respuesta a las 3 preguntas iniciales: ¿Qué actitudes debemos convertir? ¿Qué procesos debemos activar? Y qué proyectos podemos proponer?, teniendo en cuenta los 4 itinerarios del Congreso: el primer anuncio, el acompañamiento, los procesos formativos y la presencia en la vida pública, que marcarán el trabajo pastoral del futuro, ya que expresan la misión encomendada como cristianos. Será fundamental pasar de una pastoral de mantenimiento a una pastoral de misión, con procesos y proyectos pastorales renovados, con acompañamiento real, grupos y escuelas de formación en la fe, y procesos de diálogo con la sociedad civil, cuidando el acompañamiento de quienes se comprometan. Ser Pueblo de Dios en salida supone que nuestra fe adquiere todo su sentido cuando somos capaces de compartirla con los que están a nuestro alrededor. El Congreso finalizó en cierto sentido de forma abierta, y está llamado a constituir el punto de partida de nuevos caminos para el laicado en comunión. ¡Habrá dejarse guiar por el Espíritu!

+Joan-Enric Vives,

Arzobispo de Urgell

 

 

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 372 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).