Los obispos castellanos abordan en Valladolid el papel de la Acción Católica General en la vocación laical

Los obispos se reunieron en Villagarcía de Campos (Valladolid). Foto: Ángel Cantero

La casa de ejercicios de la colegiata de San Luis, en Villagarcía de Campos (Valladolid), acoge hasta mañana miércoles la trigésimo novena edición del Encuentro de Obispos, Vicarios y Arciprestes de la denominada Iglesia en Castilla, conformada por nueve diócesis de Castilla y León (todas, menos las de León y Astorga).

Alrededor de un centenar de personas asisten a la cita, presidida por el cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, y con la presencia de los prelados de las diócesis castellanas y del administrador diocesano de Zamora, José Francisco Matías.

Los obispos han elegido como tema del presente encuentro ‘La vocación y misión de los laicos. La Acción Católica General’, por lo que también han sido convocados varios delegados de Apostolado Seglar. Y tal y como ha explicado el secretario de los prelados regionales, el segoviano Ángel Rivilla, lo han hecho con el propósito de “confirmar y reafirmar todo lo vivido en el Congreso de Laicos “Pueblo de Dios en Salida”, celebrado en Madrid del 14 al 16 de febrero. “El laico tiene su propia misión en virtud de su bautismo: Ser testigo. Hemos sido enviados a hacer presente a Jesús. Nuestra misión es ser sal y luz en parcelas tan fundamentales como la familia, la cultura o la economía”, ha apostillado.

Además de los momentos de oración y de fraternidad, y de los testimonios diocesanos, los asistentes han tenido la oportunidad de asistir a dos ponencias. La primera, impartida por el doctor en teología por la Pontificia Universidad Gregoriana y profesor de teología fundamental y eclesiología tanto en la Facultad de Teología de Cataluña como en la Gregoriana, Salvador Pié-Ninot, quien ha hecho una reflexión sobre la vocación y misión de los laicos remontándose a la creación de la antigua Acción Católica y destacando la nueva apuesta de la Iglesia de España por la Acción Católica General “de niños, jóvenes y adultos y, primariamente, parroquial y diocesana”. La ACG, ha subrayado, “se ha retomado además de una forma realista (excluyendo, por ejemplo, a las parroquias más pequeñas) y no como algo añadido, sino constitutivo de las diócesis”. “Son grupos de vida que se reúnen, leen la palabra de Dios y ven cómo pueden ayudar en su entorno siendo testigos del Señor; una especie de red que persigue vigorizar el cristianismo para tener una presencia más significativa en nuestra sociedad”.

La presidenta de Acción Católica General, Eva Fernández Mateo, por su parte, ha dado a conocer el proyecto más en profundidad porque, según ha afirmado, “puede ayudar a las parroquias en la formación del laicado y a la hora de discernir lo que Dios quiere de cada bautizado para ser sus testigos en el mundo”. “Lo más importante –ha destacado- no es ser de ACG sino ser un cristiano que se siente de su parroquia y de su diócesis… Y cuando en ese grupo se va creciendo en la fe se pasa a ACG para formar parte de un laicado organizado, asociado, que nos ayude a articularnos mejor, a caminar juntos como Iglesia en España e incluso a nivel internacional”.

Estos encuentros regionales constituyen una reunión anual que se estableció para generar una conciencia de comunidad en la Iglesia ‘castellana’ y marcar unas orientaciones pastorales comunes para todas las diócesis participantes, en la que a lo largo de estos 39 años se han tratado diversas materias como la enseñanza, las unidades pastorales, la catequesis, la liturgia, el patrimonio cultural, la iniciación cristiana o la caridad, entre otros. Es el foro más antiguo y perseverante de la Iglesia en Castilla; el encuentro de referencia para otros tantos que se celebran en los distintos ámbitos.

 

 

Archidiócesis de Valladolid