La Diócesis de Getafe crea un proyecto para albergar a migrantes que buscan protección internacional

La Delegación de Migraciones de la Diócesis de Getafe ha puesto en marcha ‘Vivienda refugio’, un proyecto mediante el cual pretende establecer una red de alojamiento temporal para personas y familias solicitantes de asilo o protección internacional que a día de hoy se ven obligadas a pernoctar en la calle ante la escasez de plazas de alojamiento de la Administración pública.

‘Vivienda refugio’ quiere orientar y acompañar a estas personas que se han visto obligadas a emigrar de sus países de origen por diferentes causas, así como facilitar su integración en España.

“Este proyecto es una respuesta a lo que el Plan de Evangelización de la Diócesis de Getafe nos pide a los católicos en este año dedicado a la caridad, animándonos a potenciar la existencia de centros de acogida de migrantes y refugiados a nivel diocesano”, explica el sacerdote Fernando Redondo, delegado de Migraciones.

El proyecto pondrá a disposición de las personas que se encuentren en situación de calle, hasta que sean atendidas por la Administración pública, plazas en viviendas compartidas o en pisos no habitados durante un periodo máximo de seis meses.

Los beneficiarios recibirán una ayuda económica para cubrir los gastos básicos de manutención y transporte y para pagar los suministros de la vivienda.

‘Vivienda refugio’ contará con un equipo técnico que ofrecerá atención jurídica a estos migrantes y con una red de voluntarios.

Los fieles pueden participar en ‘Vivienda refugio’ compartiendo su vivienda o cediendo una propiedad, colaborando en el sostenimiento económico del proyecto u ofreciéndose como voluntarios, en cuyo caso recibirán una formación previa a cargo de la Delegación de Migraciones.

“Aunque las migraciones son una realidad muy compleja, no podemos olvidar que muchas personas se ven obligadas a desplazarse de un país a otro debido a las guerras, las desigualdades económicas, la búsqueda de trabajo, la persecución religiosa y política, el terrorismo, la crisis ecológica, etc. Frente a esta realidad, y en sintonía con la Iglesia Universal en la propia persona del Papa, nuestra Diócesis, al mismo tiempo que deplora las razones que causan un movimiento tan masivo de personas, está llamada a ofrecer consuelo, auxilio y acogida  a todos aquéllos que llegan hasta nosotros”, dice Fernando Redondo.

Tras su llegada a España demandando protección internacional huyendo de sus países, miles de personas ven cómo se retrasa la posibilidad de solicitar una cita con los servicios de la Administración que les permita incorporarse al programa que a este efecto prevé la legislación.

Este retraso conlleva que, durante ese tiempo, estas personas, muchas de ellas con menores a su cargo, no puedan acceder a ningún tipo de ayuda ni protección.

Además de ‘Vivienda refugio’, la Delegación diocesana de Migraciones cuenta con otros recursos para atender a estas personas, como un servicio de asesoría legal que se ofrece en su sede (c/Hospital de San José, 6 – 1ª Planta. Getafe).

 

 

Diócesis de Getafe