Nigeria. Obispos contra el terrorismo: “el asesinato de los hijos de Dios es malo”

Obispos nigerianos durante protesta en contra del terrorismo (AFP or licensors)

“Que nuestras oraciones barran el mal de nuestra tierra, empapada en la sangre de ciudadanos inocentes”. Así lo declaró Monseñor Ignatius Kaigama, Arzobispo de Abuja, durante su homilía dominical en el marco de una protesta pacífica contra la violencia, llevada a cabo en el centro de Abuja, la capital del país, convocada y encabezada por los Obispos nigerianos.

Todos vestidos de luto, protestaron “en nombre de unos cien millones de nigerianos de fe cristiana, cerca de la mitad de ellos católicos”, los cuales han sido perseguidos durante por terroristas islámicos.

Otro sacerdote más secuestrado

Si bien, la protesta era para pedir el alto a la persecución, ese mismo día surgió otro ataque contra un sacerdote: según los medios locales, el Padre David Echioda, de la Diócesis de Oturkpo, fue secuestrado cuando se dirigía a su casa después de haber celebrado la Misa en el estado de Benue.

Según medios locales, hoy, 4 de marzo, el sacerdote nigeriano ha sido liberado. La noticia fue confirmada por la diócesis, que agradece a toda la comunidad católica nigeriana por su apoyo y sus oraciones.

Persecución por parte de Boko Haram

Este secuestro se une a los múltiples actos terroristas contra cristianos en Nigeria, como el rapto de otro sacerdote a mediados de febrero, o el de los cuatro seminaristas secuestrados durante el mes de enero, de los cuales 3 fueron liberados, pero el más joven, Michael Nnadi, de 18 años, fue asesinado. También se añade el asesinato del reverendo Lawan Andimi el 20 de enero, quien era el Presidente del gobierno local de la Asociación Cristiana de Nigeria.

Todos estos hechos han sido relacionados con el grupo terrorista Boko Haram, presente en el país desde el 2002, que ha atacado a musulmanes y cristianos, pero que en los últimos meses se ha centrado en sacerdotes, seminaristas y laicos cristianos.

El asesinato de los hijos de Dios es malo

Durante la manifestación pacífica en la capital, Monseñor Augustine Akubueze, presidente de la Conferencia Episcopal, acusó al gobierno federal por no garantizar la suficiente seguridad a la población, en particular a la población cristiana. “El asesinato de los hijos de Dios es malo; la falta de protección de los inocentes contra los ataques es mala; la falta de persecución de los terroristas es mala”, denunció.

“Ha habido demasiados entierros en masa, demasiados secuestros, invasiones de casas, personas, lugares sagrados como iglesias, mezquitas y seminarios”, añadió, subrayando que el silencio equivale a respaldar estas acciones criminales.

Trabajar juntos para erradicar los asesinatos

Por su parte, Monsenor Kaigama señaló que no se puede “pretender que todo esté bien en Nigeria”, y pidió al presidente nigeriano Muhammadu Buhari que aborde con firmeza la violencia y los secuestros. “Necesitamos trabajar juntos para erradicar la pobreza, los asesinatos, el mal gobierno y todo tipo de desafíos que enfrentamos como nación”.

 

 

Ciudad del Vaticano