Un misionero valenciano en Nicaragua pide ayuda para la construcción de locales parroquiales antes de la llegada de las lluvias

Grupos de niños en la catequesis que reciben al aire libre (Archidiócesis de Valencia)

El misionero valenciano Enrique Molina ha realizado un llamamiento “a la solidaridad de las parroquias valencianas para poder continuar la construcción de los locales parroquiales de San Patricio, en Nicaragua, para que los niños y jóvenes de Primera Comunión y Confirmación reciban sus catequesis bajo techo, de cara a la llegada de las lluvias en los próximos meses”, según ha explicado desde Nicaragua.

Molina, que estuvo al frente de otra parroquia nicaragüense durante 13 años, se encarga desde hace un año de la parroquia de San Patricio, en la localidad de Comalapa, cerca de Managua, donde prosigue la construcción del templo, todavía sin terminar, y ha comenzado la de los salones parroquiales.

En las obras de construcción, tanto del templo como de los salones parroquiales, ha recibido ayuda por parte de la Fundación Ad Gentes del Arzobispado de Valencia y de la parroquia de la Inmaculada Concepción de la localidad valenciana de Anna, “y hemos adelantado bastante pero falta mucho todavía y la idea es por lo menos levantar las paredes y techarlas antes del comienzo de la época de lluvias, en unos meses”, ha explicado el misionero.

Las parroquias y las personas interesadas en colaborar con la parroquia de San Patricio, de Nicaragua, pueden ponerse en contacto con la Fundación Ad Gentes del Arzobispado de Valencia, a través del teléfono 96 392 24 12 o el correo electrónico [email protected].

 

 

Archidiócesis de Valencia