Estados Unidos. Rechazadas las leyes Pro-vida. Obispos: una terrible decisión

Es una decisión “terrible”. Es así como la Conferencia Episcopal de EE.UU. calificó la decisión del Senado al rechazar ayer, 25 de febrero, dos propuestas de ley en favor de la protección de los niños en gestación. La primera ley, dirigida a la “Protección contra el dolor para el no nacido”, tenía como objetivo hacer ilegal el aborto cuando la edad estimada del feto es de 20 semanas o más, esto en relación a que un niño no nacido, habiendo alcanzado ese punto de gestación, es capaz de sentir dolor durante un aborto.

La segunda norma, centrada en la “Protección de los supervivientes del aborto”, pretendía ampliar la protección jurídica a los recién nacidos que nacen vivos tras un intento fallido de interrupción voluntaria del embarazo, prohibiendo así el infanticidio y garantizando el mismo nivel de atención al niño sobreviviente que a cualquier otro.

Hacer oír su voz

“Ha habido dos reformas críticas de los derechos humanos que la mayoría de los estadounidenses apoyan firmemente”, dijo el Arzobispo Joseph Naumann, Presidente de la Comisión Pro-Vida de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos. “Es terrible”, señaló el prelado en una nota publicada en el sitio web de los obispos, “que incluso un solo senador, por no mencionar a los demás, haya votado a favor de continuar el brutal desmembramiento de los bebés casi totalmente crecidos y haya votado en contra de la protección de los niños que han sobrevivido al aborto”.

“Nuestra nación – concluyó el Arzobispo – es mejor que esto y la mayoría de los americanos que apoyan estos proyectos de ley deben hacer oír su voz”.

 

 

Ciudad del Vaticano