Eucaristía final presidida por el cardenal Ricardo Blázquez

El cardenal Ricardo Blázquez presidió la eucaristía final. (Laicos2020)

El Congreso de Laicos 2020 ha finalizado con una Eucaristía presidida por el cardenal Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid y presidente de la CEE.

En su Homilía Blázquez ha enviado un mensaje inicial: «Somos enviados pero elegidos por Jesús. Él se fía de nosotros y nos confía el ministerio. No somos espontáneos, somos elegidos, llamados y enviados» y ha destacado las palabras de San Pablo: «Cristo se fía de mí y me confió este ministerio y se de quién me he fiado »

Blázquez ha resaltado que la fe en Dios es fecunda en buenas obras: «La adoración de Dios conduce al servicio de los hombres. El encuentro con Dios nos impulsa a ayudar a los demás. La acogida del Padre Dios revelado en Jesucristo es fundamento de fraternidad», ha afirmado.

Además, el presidente de la CEE, ha puesto como eje central de la vida de las personas y la sociedad al matrimonio y la familia: «No podemos olvidar que de la familia unida y saludable depende la salud ética de la sociedad», ha resaltado. En esta línea, ha afirmado: » El adulterio comienza en el corazón. ¿ Por qué no nos detenemos a mirar con sinceridad y amor compasivo y esperanzado al matrimonio y la familia?».

En la actualidad, ha recordado, se multiplican las rupturas de los matrimonios y, por ende, de las familias: «Las rupturas llevan  llevan consigo el sufrimiento de los esposos, de los hijos  y de la sociedad», ha señalado. Por otra parte, ha señalado que la educación de los hijos depende del hogar porque este es el lugar dónde se aprenden las «grandes lecciones para la vida».

Por último, Blázquez ha concluido su Homilía con un resumen de lo que ha supuesto este encuentro: «Nos hemos sentido encantados en este Congreso por el ambiente que se ha respirado. Estamos probablemente, en el comienzo de una etapa preciosa y esperanzadora para nuestras Iglesias»

Para finalizar, el cardenal Blázquez ha realizado la oración de envío con la que ha concluido el encuentro: «Deseo que la gratitud, misión y esperanza sean tres palabras que diariamente en nuestra vida nos vayan nombrando las realidades fundamentales. Muchas gracias a todos».

Homilía completa del cardenal Blázquez

 

 

Pueblo de Dios en Salida