No ignoremos a los hermanos de la Tierra Santa

Con los Obispos que forman la Coordinadora de las Conferencias Episcopales para Tierra Santa, he viajado en enero al país de Jesús, que ahora comparten Israel y Palestina, y más concretamente he visitado Gaza, Ramala y Jerusalén, en representación del Presidente de la Conferencia Episcopal. Vamos a rezar como peregrinos, a compartir con los cristianos y a buscar comprender y dar a conocer las esperanzas y las angustias de nuestros hermanos, que allí son una minoría en medio de las grandes mayorías de judíos y de musulmanes. Al final de la visita siempre se emite un Mensaje que queremos divulgar.

Los Obispos hemos conocido y escuchado a la gente de la Tierra Santa, siempre resistentes y con fe perseverante en medio de una situación que sigue empeorando. Los Obispos de aquellas Iglesias, en un reciente e importante mensaje, lamentaban el fracaso de la comunidad internacional para ayudar a conseguir la justicia y la paz en el lugar del nacimiento de Cristo. Los gobiernos occidentales deben hacer más para cumplir con sus responsabilidades de defender el derecho internacional y proteger la dignidad humana. En algunos casos se han convertido en cómplices activos de los males del conflicto y de la ocupación. Y advertían que las personas se enfrentan a una mayor «evaporación de la esperanza de una solución duradera». Hemos sido testigos de primera mano de esta realidad, particularmente de cómo la construcción de asentamientos que no cesa y el muro de separación están destruyendo cualquier posibilidad de existencia en paz de dos Estados. Las condiciones de vida son cada vez más insoportables. Esto es dolorosamente claro en Cisjordania, donde vemos transgredidos incluso los derechos más básicos, incluida la libertad de movimiento. La visita a Gaza desanima. Allí las decisiones políticas de ambos lados han dado como resultado la creación de una prisión al aire libre, los abusos contra los derechos humanos y una profunda crisis humanitaria. Todo está centrado en la supervivencia diaria y se reducen las aspiraciones a lo más esencial, como es la electricidad y el agua potable. En estas circunstancias nos conmueve el sacrificio y el servicio de muchos cristianos que se acercan con respeto para construir un futuro mejor para todos. Ofrecen servicios vitales, especialmente educación, oportunidades laborales y atención a las personas más vulnerables. Y damos gracias por su testimonio.

Los cristianos no podemos ignorar lo que pasa, y debemos rezar y apoyar esta misión. El crecimiento de las peregrinaciones a Tierra Santa es alentador pero conviene que se aseguren encuentros con las comunidades cristianas locales. Al mismo tiempo imploramos a nuestros gobiernos que ayuden a construir una nueva solución política, arraigada en la dignidad humana para todos. Si bien esto debe ser determinado con diálogo entre los pueblos que viven en la Tierra Santa, es urgente que nuestros países tengan un papel: insistiendo en la aplicación del derecho internacional; considerando el reconocimiento del Estado de Palestina, como ha hecho la Santa Sede; atendiendo las preocupaciones de Israel y de todos a vivir con seguridad; rechazando dar apoyo político o económico a los asentamientos; y oponiéndose decididamente a cualquier acto de violencia o de abuso contra los derechos humanos. ¡Valoremos la lucha no violenta por la justicia, la paz y los derechos humanos, y no dejamos de orar con esperanza por la paz de Jerusalén y la Tierra Santa!

+Joan-Enric Vives,

Arzobispo de Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 301 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).