El Hermano Rafael, santo de la Trapa de Dueñas

La proximidad geográfica e histórica de los sanos nos invita particularmente a acudir a su intercesión y a tener presente su ejemplo. Hoy os recuerdo a uno.

A continuación reproduzco parte de mi intervención en la presentación del libro de F. Caballero, Hermano Rafael: el Camino de la Santidad, en Palencia, el 19 de diciembre de 2019.

“Llegar y besar el santo”, este dicho coloquial me lo puedo aplicar en relación al Hermano Rafael; resume de manera gráfica la suerte que me cupo al llegar como Obispo a la diócesis de Palencia. El día 19 de julio de 1992 tuvo lugar la celebración del comienzo de mi ministerio en la Catedral, y poco más tarde, fue beatificado el Hno. Rafael en Roma el día 27 de septiembre.

Mons. J. A. Martínez Camino, que con la intención de discernir su vocación pasó una larga temporada en la Trapa de San Isidro de Dueñas, ha escrito en el prólogo del libro que presentamos: “Los santos no sólo tienen una vocación, a la que Dios llama, sino también una misión que la Providencia les confía en el contexto histórico que les toca vivir”. Aunque se comparta con otros una vocación específica eclesial dentro de la común vocación cristiana, cada persona es irrepetible para la que Dios tiene un proyecto singular. Rafael fue descubriendo el perfil más concreto de su vocación, que formulaba en 1938 con las siguientes palabras: “Mi vocación es sufrir, sufrir en silencio por el mundo entero; inmolarme junto a la cruz de Jesús”. La vocación monástica del Hermano Rafael se fue concentrando en sufrir junto al Señor crucificado y en comunión profunda con Él. En la Trapa no tanto vivió cuanto sufrió y murió. Son una vocación y una misión inefables realizadas con obediencia a Dios y un gozo transparente como irradia el retrato que en la iglesia del Monasterio está junto a la arqueta con sus restos sagrados (cf. 1 Ped. 1, 6-9; 4, 13). Tanto las luces como las flores colocadas en ese rincón iluminan su sonrisa honda y serena. ¡Ha encontrado su lugar! No se puede negar la plenitud de su vocación y misión originales.

Nos atrevemos a afirmar que el Hno. Rafael es la historia personal, corta e intensa, de un despojo que vivió no como pérdida sino como identificación con Jesús crucificado. La diabetes sacarina le fue cortando los caminos, debilitando hasta la extenuación sus fuerzas y destruyendo la vida.

Vivió este despojo creciente con alegría y gozo profundos e incontenibles como reflejan su mirada y su rostro. “El que ama a Cristo, ama su cruz”. “Saber esperar” es la ciencia sublime de un trapense que vive y quiere ser fiel. Su alegría consiste en la esperanza cierta de que el Señor vendrá y nos llevará con Él. “Estad alegres, porque el Señor está cerca” (cfr. Fil. 4, 4-5). Un cristiano, también en el umbral de la muerte, puede esperar, porque morir es un paso, “morir es solo morir” (J.L. Martín Descalzo),la muerte es una puerta, hacia el encuentro con Dios, cuyo rostro sin velos podrá contemplar. “Rompe la tela de este dulce encuentro”, escribió San Juan de la Cruz.

Rafael murió en la Trapa. “Le di a Dios mi persona, mi alma, mi corazón, mi familia”. Hubiera deseado ser monje y sacerdote, pero Dios en su designio de amor y sabiduría decidió que muriera como oblato. Entró a mediados de enero de 1931. A los cuatro meses tuvo que salir por la diabetes grave. Dos años estuvo fuera de la Trapa. Regresó al monasterio por cuarta y última vez el 15 de diciembre de 1938. No profesó según hubiera deseado confiando que era la llamada de Dios; no pudo vivir y convivir con la comunidad; cada salida era un desgarrón personal, y siempre añoraba volver a su Trapa, el lugar que el Señor le había mostrado. Rafael escuchó una llamada de Dios y se puso en camino, pero Dios se atravesaba en cada recodo. Murió en la cruz con Cristo, como Cristo y por Cristo.

¿No se puede, con la debida distancia, comparar la historia de la fe del Hno. Rafael con la historia de Abrahán, el padre de los creyentes? Dios mandó a Abrahán salir de Ur de los Caldeos, prometiéndole una tierra y una descendencia más numerosa que las estrellas del mar. Pero tuvo que peregrinar hasta entrar en la tierra prometida. La descendencia tardó en llegar, y cuando concibe su esposa, pasada la edad y él anciano, y ha crecido Isaac, inexplicablemente le pide el mismo Dios que sacrifique al hijo de la promesa en el monte donde Dios provee.

La Carta de los Hebreos al hacer el elogio de los testigos de Dios (cf. 12, 1), subraya tres momentos de la historia creyente de Abrahán: Le manda salir de su tierra a una tierra desconocida y él obedece; le promete un hijo y sabiendo que Dios puede cumplir lo prometido se fía de Él; y contra toda razón humana le pide la vida de Isaac, y Abrahán reconociendo que para Dios nada es imposible, se dispone a sacrificarlo y lo recobra en el momento del peligro (cf. Heb. 11, 8-19) (cf. Gén. 12-25 y más en concreto 12, 1-3; 15, 2-8: 18, 10-15; 21, 1-7; 22, 1-19; 24. 1-3. 51-66).

Dios cumple su promesa, cuyos ejes centrales son la descendencia y el don de la tierra, rompiendo los esquemas y proyectos de Abrahán. Dios cumple la promesa también a Rafael por unos caminos y unos tiempos insospechados, pero se fía de Dios, que en la Cruz de Jesús resucitado lo espera, acompaña y fortalece. “¡Solo Dios!”

Antes de terminar, felicito sinceramente al periodista, autor del libro, D. Fernando Caballero, que ha nacido en Dueñas y crecido en la proximidad geográfica y cordial del Hno. Rafael. Estudia sobre todo los procesos de beatificación y canonización en torno a los cuales nos aporta muchas informaciones. Está escrito con claridad, con respeto al secreto del alma de Rafael y con capacidad de comunicación. Se lee con gusto y sin fatiga. Merece la pena dedicarle el tiempo requerido para su lectura reposada y atenta. Os invito a ello.

+ Card. Ricardo Blázquez

Arzobispo de Valladolid

Card. Ricardo Blázquez
Acerca de Card. Ricardo Blázquez 76 Articles
Don Ricardo Blázquez Pérez nació en Villanueva del Campillo, provincia y diócesis de Ávila, el 13-4-1942. Realizó sus estudios en los seminarios Menor y Mayor de Ávila (1955-67) y fue ordenado presbítero el 18-2-1967. Obtuvo el doctorado en Teología por la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma (1967-72) y también estudió en universidades alemanas. Sus 21 años de ministerio sacerdotal se centraron en la actividad docente. Fue secretario del Instituto Teológico Abulense (1972-76), profesor (1974-88) y decano (1978-81) de la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca, así como vicerrector de la misma. El 8-4-1988 fue elegido obispo de la iglesia titular de Germa di Galazia y nombrado obispo auxiliar de Santiago de Compostela, recibiendo la ordenación episcopal en esa catedral el 29 de mayo siguiente de manos de D. Antonio María Rouco Varela. El 26-5-1992 fue designado obispo de Palencia y el 8-9-1995 obispo de Bilbao. El 13-3-2010 se hizo público su nombramiento por el papa Benedicto XVI como 14.º arzobispo metropolitano y 40.º obispo de Valladolid, sede de la que tomó posesión el 17-4-2010. Desde marzo de 2014 es el presidente de la Conferencia Episcopal Española, organismo del que ya fue presidente entre 2005 y 2008, y vicepresidente entre 2008 y 2014; anteriormente, fue miembro de la Comisión para la Doctrina de la Fe (1988-93) y de la Comisión Litúrgica (1990-93), y presidente de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe (1993-2002) y de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales (2002-05), así como Gran Canciller de la Universidad Pontificia de Salamanca (2000-04). El papa Francisco le creó cardenal en el consistorio del 14-2-2015, con el título de Santa Maria in Vallicella, y le nombró miembro de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica (2014), de la Congregación para la Doctrina de la Fe, del Consejo Pontificio de la Cultura y de la Congregación para las Iglesias Orientales (todos en 2015) y de la comisión cardenalicia para la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (2016). Además de colaborar en la redacción de muchos documentos de la Conferencia Episcopal Española, son reseñables sus siguientes publicaciones: La resurrección en la cristología de Wolfhart Pannenberg (1976) Jesús sí, la Iglesia también (1983) Jesús, el Evangelio de Dios (1985) Las comunidades neocatecumenales. Discernimiento teológico (1988) La Iglesia del Concilio Vaticano II (1989) Tradición y esperanza (1989) Iniciación cristiana y nueva evangelización (1992) Transmitir el Evangelio de la verdad (1997) En el umbral del tercer milenio (1999) La esperanza en Dios no defrauda: consideraciones teológico-pastorales de un obispo (2004) Iglesia, ¿qué dices de Dios? (2007) Iglesia y Palabra de Dios (2011) Del Vaticano II a la Nueva Evangelización (2013) Un obispo comenta el Credo (2013)