La hora de los laicos

Esta expresión la he oído muchas veces en boca de obispos, teólogos, y de cristianos de a pie. Entiendo que es una llamada, y hasta una reivindicación, a tomar en serio la vocación y la misión de los fieles cristianos laicos en la Iglesia y en el mundo.

Por eso, la Conferencia Episcopal Española ha convocado para los próximos días un gran Congreso de y para los laicos, que se celebrará en Madrid, bajo el lema: “Un laicado en acción. Vivir el sueño misionero de llegar a todas las personas”.

En la vida cristiana todo comienza en el bautismo. Al recibir el don de la fe somos hechos hijos de Dios y nos incorporamos al Cuerpo de Cristo que es la Iglesia. Este es el gran don y la vocación de todo cristiano. Todos nacemos a la fe iguales, pero en cada uno hay una llamada dentro de la llamada. Dios te llama a ser su hijo, pero al mismo tiempo te destina a vivir en un estado de vida diferente, complementario: el sacerdocio, la vida consagrada, el laicado. El bautizado a lo largo de la vida va descubriendo su vocación y misión concreta dentro de la Iglesia. Creo que la vida cristiana crece y madura al calor de una pregunta cotidiana que hemos de hacer a Dios: Señor, ¿qué quieres de mí?

Por eso, cada uno, ha de vivir la vocación a la luz de la fe. Una vocación “que nos lleva a vivir unidos a Jesús, estar abiertos a la conversión, tener una clara conciencia de pecado, estar disponibles para la misión. Vivida de esta manera la vocación lleva a experimentar el seguimiento de Jesús como un proyecto de felicidad y paz interior, de liberación y dignificación de nuestra propia humanidad” (Instrumento de trabajo, 48).

No estamos en el mundo por casualidad, lo ha dicho muchas veces el Papa Francisco: “Yo soy una misión en esta tierra, y para esto estoy en este mundo” (EG, 273). Descubrir cuál es esta misión es la tarea más importante de nuestra existencia, y también lo que le da sentido.

Los fieles cristianos laicos tienen una misión en la Iglesia, y también en el mundo. Con su vida de fe, su vida familiar y profesional, enriquecen la comunidad eclesial y la hacen viva, pero también están llamados a transformar la realidad social con la fuerza del Evangelio. Los fieles laicos han de estar presentes en el mundo del trabajo, de la economía, de la política, de las comunicaciones, de la cultura. Han de impregnar con el espíritu de Jesucristo el tejido social con convicción y con humildad, con la palabra y con el testimonio.

El laicado es un fuerte reto para la Iglesia; un reto que es oportunidad si lo vivimos en la esperanza. Una Iglesia que se sabe misionera debe hacer vida la fe que profesa, y debe salir a los caminos del mundo a anunciar a Jesucristo, Salvador de los hombres. Para ello hemos de apostar por procesos de formación y acompañamiento de tantos laicos que sienten la inquietud de responder a la llamada de Dios en esta hora de la evangelización.

 

+ Ginés García Beltrán

Obispo de Getafe

Mons. Ginés García Beltrán
Acerca de Mons. Ginés García Beltrán 80 Articles
S. E. R. Mons. Ginés Ramón García Beltrán, nació en Lorca (Murcia), siendo natural de Huércal-Overa (Almería), el día 3 de octubre de 1961. Después de cursar estudios de Enseñanza Media en el Instituto de Huércal-Overa de 1975 a1979, ingreso en el Seminario Conciliar de San Indalecio, de Almería. Cursó estudios de Teología en la Facultad de Teología de la Compañía de Jesús en Granada. Tras obtener la graduación de Bachiller en Teología en 1984, es ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1985. Licenciado en Derecho Canónico por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma en 1986. En 1987 cursó estudios de doctorado en Derecho Canónico en la misma Universidad, y especialización en derecho matrimonial en la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Ha desempeñado el ministerio sacerdotal como párroco de Mojácar (1987-1989), Rioja (1993-1994), «Santa María de los Ángeles», de la Capital (1994-996). Capellán de las Religiosas de la Inmaculada Niña «Divina Infantita» (1993-1994) y de las Religiosas Siervas de los Pobres, Hijas del Sagrado Corazón de Jesús (1990-1992 y 2004 -2005). Arcipreste en la Capital (1994-1996). En 1996 Mons. D. Rosendo Álvarez Gastón le nombra Vicario General y Moderador de Curia, cargos en los que es confirmado en 2002 hasta 2005, por Mons. Adolfo González Montes, quien le nombra Canónigo Doctoral en 2003. Administrador parroquial de La Cañada y Costacabana (2005-2006); y de nuevo párroco de la importante parroquia de San Sebastián de la Capital de Almería, desde 2006. De 1989 a 1992 ejerció como Vicerrector del Seminario, Formador y Director espiritual en los Seminarios Mayor y Menor de Almería. Defensor del Vínculo y Promotor de Justicia (desde 1989). Delegado Episcopal en el Colegio Diocesano de San Ildefonso (1991-1994). Profesor (desde 1990) y Rector en el «Instituto Teológico San Indalecio» para la formación teológica y pastoral diocesana (1993-1997). Delegado Episcopal del IV Sínodo Diocesano (1996-1999). En el «Centro de Estudios Eclesiásticos» del Seminario Conciliar (afiliado a la Facultad de Granada) ha sido Jefe de Estudios (1996-2003), Profesor de Teología (1997-2003), y es actualmente Profesor Ordinario de Derecho Canónico (desde 2005). En el «Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Almería» (adscrito a la Universidad Pontificia de Salamanca), ha sido Profesor de Derecho Canónico y Síntesis teológica (2007-2008). Entre otros cargos que ha desempeñado, el Obispo de Guadix fue durante años Profesor de Religión en diversos Institutos de Enseñanza Media (1989-1994). Responsable de Formación Espiritual de grupos de matrimonios. Como miembro del Tribunal Eclesiástico, ha sido en diversas causas Juez instructor y «ad casum»; entre ellas en la Causa de los Mártires de Almería (2003). Representante del Obispado de Almería en Unicaja (2001-2007). Miembros del Consejo Presbiteral (1995-2006), Consejo Pastoral Diocesano (1995-2006), Colegio de Consultores (desde 1995), Consejo Diocesano de Asuntos Económicos (2003-2005) y Consejo Diocesano de Arte y Patrimonio (1997-2005). El 3 de diciembre Su Santidad el Papa Benedicto XVI nombró a Mons. Ginés Ramón García Beltrán como nuevo obispo de Guadix. El 27 de febrero de 2010 fue consagrado obispo en la Plaza de Las Palomas, de la ciudad accitana. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Permanete y Presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, desde el 12 de marzo de 2014. Anteriomente había sido miembro de la CEMCS y de la Comisión Episcopal de Patrimonio, desde 2010 a 2014. En la Asamblea de Obispos del Sur de España es el Obispo delegado para los Medios de Comunicación Social. El 13 de julio de 2016 fue nombrado miembro de la Secretaría para la Comunicación de la Santa Sede.