Semana de cine espiritual

Comienza la XVI Semana de Cine Espiritual. (Arzobispado de Oviedo)

Un total de 5.628 alumnos asturianos participarán desde este lunes, hasta el próximo viernes, 14 de febrero, en la sexta edición diocesana de la Semana de Cine Espiritual, organizada por la Delegación episcopal de Enseñanza y la Delegación episcopal de Pastoral Juvenil.

Los niños y jóvenes asistentes a esta iniciativa pertenecen a 57 centros escolares públicos y concertados, y acudirán a las salas de cine acompañados por 326 profesores. En esta ocasión, las localidades donde se proyectarán las películas seleccionadas son Oviedo (Yelmo Cines Los Prados), Gijón (Yelmo Cines La Calzada), Avilés (Cines Odeón – Cinebox – Parqueastur), Cangas del Narcea (Teatro Toreno), Villaviciosa (Teatro Riera), Pola de Siero (Auditorio) y Tapia (Casa de la Cultura).

Este año los alumnos de Primaria podrán ver “Mía y el león blanco”, donde trabajarán valores como la sinceridad, la lealtad, la familia o la ecología; en Secundaria “¡A ganar!”, para profundizar sobre la deportividad, la esperanza, la resiliencia, el esfuerzo o la fe, y los más mayores, en Bachillerato, verán la película “Una cuestión de género”, para tratar temas como la igualdad, el sacrificio, la conciliación, el respeto, la valentía y el diálogo.

La Semana de Cine Espiritual se ofrece en cerca de cincuenta diócesis españolas y está coordinada desde la Conferencia Episcopal. Este año, el lema elegido es “¡Vive! En tierra extraña”, y pretende resaltar la importancia de la Exhortación post-sinodal del Papa Francisco dedicada a los jóvenes Christus Vivity al mismo tiempo, destacar otro gran tema de actualidad, la migración. La Semana de Cine Espiritual, que nació hace ya 16 años, tiene como objetivos “remover el corazón y la mente del que se sienta a ver una película para que se abra a lo Trascendente; destacar aquellos valores espirituales que despiertan en el ser humano el deseo de una búsqueda que va más allá de sus propios límites; así como, provocar preguntas y buscar respuestas a cuestiones fundamentales. En definitiva, tratar de acercar al espectador a Dios”.

 

 

Arzobispado de Oviedo