Manos Unidas contra el hambre

Queridos fieles:

Manos Unidas celebra este domingo la Campaña contra el Hambre. Son más de sesenta años en esta lucha, que tiene su origen en España, en las mujeres de Acción Católica. Esa impronta femenina se nota en el voluntariado, abrumadoramente engrosado por mujeres, y en el destino de los fondos de sus campañas, donde la mujer tiene un protagonismo especial. En Manos Unidas saben que si una mujer está formada, una familia tiene muchas más posibilidades de salir adelante y una sociedad muchas más probabilidades de desarrollarse.

Es admirable cómo estas voluntarias son capaces de conseguir año tras año cientos de miles de euros para mejorar el estado de vida de tantos hermanos nuestros en países pobres. En Mérida-Badajoz, este año, se han propuesto acometer once proyectos en nueve países, por un importe de 354.536 euros.

La ingente labor de esta ONG católica en toda España es posible, además de por la generosidad de todos vosotros, a la buena administración que hacen de los recursos que manejan, ya que el 84,1% de la recaudación que obtienen se destina a proyectos, tan solo el 7,9% va a administración y estructura, el 5,3% a sensibilización y el 2,7% a promoción y captación.

El objetivo de Manos Unidas es, desde el principio, luchar contra el hambre en el mundo, pero no solo eso. El hambre es una consecuencia y ellos tratan de erradicar también las causas: “la injusticia, el desigual reparto de los bienes y las oportunidades entre las personas y los pueblos, la ignorancia, los prejuicios, la insolidaridad, la indiferencia y la crisis de valores humanos y cristianos”, como ellos mismos señalan.

En todo este trabajo es de suma importancia la sensibilización. Por ello, este año centran su campaña en el “cuidado de la casa común”, con el lema “Quien más sufre el maltrato al planeta no eres tú”. Con este lema muestran una preocupación expresada en reiteradas ocasiones por el Santo Padre y plasmada en su encíclica Laudato Si. Ponen en relación la pobreza y la fragilidad del planeta: el deterioro de este a los que más perjudica es a los pobres debido a la sequías, la desaparición de ecosistemas, el deterioro del territorio, las migraciones masivas… Las poblaciones más vulnerables son las más afectadas por la actual crisis medioambiental.

Es un clásico ya en las campañas de Manos Unidas el Día del Ayuno Voluntario, que se celebra el viernes anterior al domingo en el que se realiza la campaña. Sin duda, es un gesto de apoyo a los 821 millones de personas castigadas por el hambre en el mundo, porque este signo sirve para sentir lo que sienten las personas que pasan hambre, pero también para dedicar el importe de la comida que no consumimos a paliar el hambre de otros y, para nosotros los cristianos, elevar una oración con nuestro sacrificio por esos hermanos nuestros.

Os animo a ser generosos en las colectas de este fin de semana, que se destinarán a este fin.

+ Celso Morga

Obispo de Mérida-Badajoz

Mons. Celso Morga Iruzubieta
Acerca de Mons. Celso Morga Iruzubieta 63 Articles
Mons. Celso Morga Iruzubieta nació en Huércanos, La Rioja, el 28 de enero de 1948. Completó sus estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Logroño y fue ordenado sacerdote el 24 de junio de 1972. Posteriormente, cursó la licenciatura en Derecho Canónico en la Universidad de Navarra, donde obtuvo el Doctorado en 1978.morga_iruzubieta_celso Más tarde desarrolló su labor pastoral en diversas parroquias de La Rioja y fue vicario judicial adjunto del Tribunal Diocesano entre 1974 y 1980. Ese año se trasladó a Córdoba (Argentina) para impartir la docencia de Derecho Canónico en el Seminario Archidiocesano. También ejerció de juez en el Tribunal Eclesiástico y de capellán de un colegio religioso. A su regreso a España en 1984, le nombraron párroco de San Miguel, en Logroño, y en 1987 fue llamado a Roma para trabajar en la Congregación para el Clero, el dicasterio vaticano que se ocupa de los asuntos que se refieren a la vida y ministerio de 400.000 sacerdotes católicos en todo el mundo. Allí ha trabajado de jefe de Sección y, desde noviembre de 2009, de subsecretario, cargo que ha ocupado hasta su nombramiento de secretario y Arzobispo titular de Alba Marítima, siendo ordenado obispo por el Papa Benedicto XVI en la Basílica de San Pedro el día 5 de febrero de 2011. Además de su responsabilidad en la Curia Romana, Mons. Celso Morga ha desarrollado una intensa labor pastoral en diversas parroquias de la capital italiana, entre ellas la parroquia de los Santos Protomártires Romanos. Es autor de algunos libros de teología espiritual y ha publicado varios trabajos sobre la vida y el ministerio de los sacerdotes, en L’Osservatore Romano y otras revistas. En la Conferencia Episcopal Española es miembro, desde noviembre de 2014, de la Comisión Episcopal del Clero.