Burkina Faso. Los obispos consagran el país a Nuestra Señora de Yagma

Una imagen de la Virgen María.

El pasado domingo 2 de febrero, miles de fieles procedentes de las 17 diócesis de Burkina y Níger participaron, como cada año, en la peregrinación nacional al santuario mariano de Yagma, la “Lourdes” de Burkina Faso, distante unos 15 kilómetros de la capital, Uagadugú. El tema de este año es: “La familia de la Iglesia de Dios, con María, proclama el Evangelio de la misericordia y de la paz”. Al término de la celebración eucarística, presidida por Monseñor Laurent Dabiré, obispo de Dori, el Episcopado, escuchando los pedidos de los fieles, decidió consagrar el país al Corazón Inmaculado de María, Nuestra Señora de Yagma.

“Este acto es un acto de confianza, fe y esperanza de que con María, que intercede por nosotros, Dios nos dará la victoria sobre el mal, sobre el pecado, sobre nuestras divisiones y con esto la fuerza para trabajar en la construcción de un mundo más fraterno, un mundo más justo; un mundo en el cual todos cuentan y todos dan su contribución para llevar adelante las cosas”, afirmaron los prelados.

Últimamente, por este motivo, para dar su contribución todas las diócesis se han comprometido a promover la cultura de la paz en el país. A Uagadugú, por ejemplo, refirió el cardenal Philippe Ouédraogo, arzobispo de la ciudad, fue organizada una cadena de oración, iniciada en diciembre, que durará todo el año. La iniciativa de la paz ha suscitado el aprecio del Primer Ministro, Christophe Joseph Marie Dabiré, presente también en la peregrinación. “Esta cadena de oración organizada por toda la Iglesia, – dijo – es una consolación para todos habitantes. Y nosotros estamos muy felices de ver que la familia de la Iglesia de Burkina Faso se preocupe fundamentalmente de la cuestión de la paz y de la seguridad”.

Por su parte, el arzobispo Laurent, rezando por el regreso de la paz en la nación atormentada por repetidos ataques terroristas, invitó a todos en su homilía a abandonar cualquier acto que pueda poner en peligro la convivencia.

El santuario mariano de Yagma, situado en la colina sobre la cual fue edificada una reproducción en ladrillo de la Gruta de Lourdes, fue oficialmente proclamado “Centro de peregrinación nacional” por la Conferencia episcopal de Burkina-Níger en 1988. Con el pasar de los años, la afluencia de los peregrinos fue creciendo gradualmente y hoy el lugar es una de las metas principales de peregrinación del país. San Juan Pablo II lo visitó el 29 de enero de 1990 con ocasión de su viaje a  África: a Cabo Verde, Guinea-Bisáu, Mali, Burkina Faso y Chad.

 

 

Ciudad del Vaticano