Panamá celebra con Portugal su primer aniversario después de la JMJ

Tres días de fiesta. Con el evento “Celebramos Panamá 2020”, jóvenes de la Arquidiócesis se dieron cita en la Cinta Costera, para celebrar el primer aniversario de la realización de la JMJ. Un evento, que tuvo dinámicas juveniles, con actividades artísticas, deportivas, baile, oración y una gran vigilia el sábado por la noche. El Arzobispo de Panamá, Mons. José Domingo Ulloa Mendieta, dio la bienvenida a los chicos y los exhortó a recordar lo que vivió Panamá hace un año, con jóvenes de 140 países. Y agradecer por los frutos que dejó la JMJ al país y la Iglesia.

“Hoy recordamos a todos los peregrinos del mundo que compartieron con nosotros hace un año, los tenemos en el corazón, siempre presente, porque los jóvenes son el hoy de Dios. Solo verlos a ustedes hace renacer las esperanzas en cada uno de nosotros porque estamos convencidos que la renovación que el mundo necesita está en manos de los jóvenes”, destacó Monseñor Ulloa.

Como artistas invitados a la inauguración del evento estuvieron José Berastegui, Alex de Ruah y desde República Dominicana Los Militantes del Señor. El sábado los presentes disfrutaron una feria vocacional y un festival musical.

Inicia Trienio Vocacional juvenil en Panamá

Representantes del Comité Organizador Local de la Jornada Mundial de la Juventud Lisboa 2022 están en el país, participaron en el evento “Celebremos Panamá 2020”,  y dieron inicio al Trienio Juvenil Vocacional en la Arquidiócesis de Panamá.

Desde Portugal vinieron: Mons. Américo Alves Aguiar, Obispo Auxiliar de Lisboa y coordinador de la JMJ 2022, el padre Joaquín Loureiro, Ecónomo del Comité Organizador Local, COL, y el Padre Filipe Diniz, Encargado de la Peregrinación de la Cruz y los Días en Diócesis de la JMJ 2022. Estos días están creando los equipos de trabajo en Lisboa y esperan contar con la asistencia de muchos chicos latinoamericanos a vivir la experiencia de Lisboa 2022 cuyo lema es “María se levantó y partió sin demora”.

Mons. Alves manifestó que es la primera vez que un país ha trabajado muy de cerca con la sede anterior como lo están haciendo Portugal y Panamá.  “Después de la JMJ que se organizó en Panamás, ya ningún país tendrá miedo de hacerlo porque no importa el tamaño, sino la unidad de una nación y la oración, que han hecho posible la mejor JMJ de todas”, destacó Monseñor Alves.

Por su parte, Mons. Américo dijo que guarda consigo las palabras de Mons.  Domingo Ulloa, quien días antes de la llegada de los peregrinos, le dijo a los miembros del COL en una misa: “Ya el esfuerzo humano está hecho, es necesario ahora que le demos paso a Dios para que actúe”. “Ese día creímos que es Dios quien hace posible estos proyectos, ya sabíamos que la JMJ dejaría grandes frutos a Panamá y en base a las experiencias aprendidas, y a la disposición de colaborar de quienes conformaron el COL de Panamá 2019, estamos seguros que Lisboa 2022 también será un éxito”, agregó.

Misa conclusiva evento: “Celebremos Panamá 2020”

Ayer domingo, en la misa en el Mirador del Pacífico en la Cinta Costera, el arzobispo de Panamá, Mons. Ulloa, recordó la alegría de haber celebrado hace un año la JMJ. Agradeció al Papa Francisco por “depositar su confianza en este pequeño país, como también a los hermanos de Polonia por darnos el relevo y ahora nos toca pasarla a Portugal”, señaló el prelado, y agradeció a todos aquellos que se involucraron durante tres años, “en esta obra de Dios; solo Cristo sabe cuántos frutos se siguen manifestado después de la jornada en este país, en Centroamérica, latinoamericana y en las diferentes partes del mundo; esto se debe a dos grandes eventos, al tener como intercesora a nuestra Madre María Santísima y por todas las oraciones”, afirmó.

Durante el arduo trabajo realizado en tres años la Virgen María estuvo en el centro como intercesora, porque nuestra devoción a María, dijo, nos permite poner en práctica que para poder apreciarla debemos amar; porque nuestra fe a ella no está basada en una devoción mariana, recalcó monseñor Ulloa. Por último recordó que grupos marianos rezaron el Santo Rosario a nuestra Madre Santísima con el fin de reparar tantos agravios e injurias de personas, por todas aquellas blasfemias contra la Inmaculada Virgen María.

 

 

Ciudad del Vaticano