Testigos de esperanza

Este domingo, fiesta de la Presentación de Jesús en el templo de Jerusalén, está dedicado a los hombres y las mujeres que han consagrado su vida a Dios para seguir a Jesús en la vida religiosa en las distintas formas que el Espíritu Santo ha suscitado en la Iglesia. Esta Jornada Mundial de la vida consagrada es un momento propicio para rezar por todos ellos y por las vocaciones a la vida consagrada.

El testimonio de los consagrados, hombres y mujeres, en la Iglesia y en el mundo sigue siendo muy necesario. En la contemplación, en la enseñanza, en la caridad o en las parroquias, su presencia es signo del paso del Señor por la vida de los hombres. Su vocación es una llamada a ser testigos de la esperanza. Y lo serán en tanto en cuanto aprendan de María y con María, Madre de la Esperanza, a esperar sólo en Dios.

En medio de un mundo que tiene tantos motivos para la desesperanza, las personas consagradas son signo y testigos de una esperanza mayor, la esperanza que no defrauda porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones (cf. Rom 5,5). Es una esperanza, que tiene su fundamento a Cristo Jesús en quien han puesto su confianza. Esta es la esperanza que no defrauda y que permitirá a la vida consagrada seguir escribiendo, a pesar de las dificultades presentes, una gran historia en el futuro; sabemos que nos asiste el Espíritu Santo para seguir haciendo cosas grandes con nosotros.

La suya es una vocación que tiene como misión llevar esa esperanza a quien la ha perdido, o mantenerla viva en donde se apaga. Llevar la esperanza hasta las fronteras, donde no llega nadie. Llevarla con libertad y disponibilidad, con amor y con ternura, con paciencia y perseverancia. Son testigos de esperanza porque están llamados a ser discípulos misioneros, apasionados por el Evangelio que corre por sus venas.

El papa Francisco les dijo con motivo del año de la vida consagrada en 2015: “Hay toda una humanidad que espera: personas que han perdido toda esperanza, familias en dificultad, niños abandonados, jóvenes sin futuro alguno, enfermos y ancianos abandonados, ricos hartos de bienes y con el corazón vacío, hombres y mujeres en busca del sentido de la vida, sedientos de lo divino… Encontraréis la vida dando la vida, la esperanza dando esperanza, el amor amando (Carta apostólica de 21.11.2014, II, 4).

Que la Virgen María, Madre de nuestra esperanza y esperanza nuestra, sostenga y acompañe siempre a las personas consagradas en su vocación, consagración y misión.

+ Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Mons. Casimiro Lopez Llorente
Acerca de Mons. Casimiro Lopez Llorente 373 Articles
Nació en el Burgo de Osma (Soria) el 10 de noviembre de 1950. Cursó los estudios clásicos y de filosofía en el Seminario Diocesano de Osma-Soria. Fue ordenado sacerdote en la Catedral de El Burgo de Osma el 6 de abril de 1975. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y en 1979 la Licenciatura en Derecho Canónico en el Kanonistisches Institut de la Ludwig-Maximilians Universität de Munich (Alemania). En la misma Universidad realizó los cursos para el doctorado en Derecho Canónico. El 2 de febrero de 2001 fue nombrado Obispo de Zamora. Recibió la Ordenación episcopal el 25 de marzo de 2001. En la Conferencia Episcopal es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos y Presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis.