Presentación del Señor y vida consagrada

En la fiesta de la Presentación del Señor celebra la Iglesia la Jornada de la Vida Consagrada. La coincidencia no es casual: de aquélla irradia a ésta un resplandor que la esclarece con particular elocuencia. Es una fiesta litúrgica de la luz, como proclama el Evangelio: Jesús es la luz “para alumbrar a las naciones y gloria de su pueblo Israel” (Lc. 2, 32).

Por otra parte, la Presentación en el Templo es celebrada a los “cuarenta días de la fiesta del Nacimiento del Señor”. La conexión de las dos fiestas se expresa también en el hecho de que el “belén”, se mantiene a veces hasta el día 2 de febrero. De esta manera la manifestación de Jesús a Simeón y Ana en el templo se sitúa en la serie de manifestaciones que comienzan con la visita de los pastores hasta el establo de Belén donde Jesús es acostado en un pesebre junto a su Madre María y San José (cf. Lc; 2, 16). Y continúa con la adoración de los magos de Oriente que, conducidos por una estrella, llegan hasta el lugar donde estaba el niño, hasta “el puerto más cierto” (Himno. cf. Mt. 2, 9). La fiesta de la Presentación prolonga de alguna forma la fiesta del nacimiento de Jesús que se ha manifestado, ya que “navidad” y “epifanía” son inseparables.

Jesús ha nacido como Luz para la humanidad en medio de las tinieblas y confusiones de la historia, en la oscuridad y el silencio de la noche. La procesión con las “candelas”, que se introdujo aproximadamente en el siglo V en Jerusalén, evoca la manifestación de Cristo, Luz del mundo, recibido en el templo por dos ancianos, Simeón y Ana. La proclamación del Evangelio con el himno del “nunc dimittis” de Simeón (Lc. 2, 29-33), la entrada en el templo de Jerusalén centro de la piedad israelita, referente de la vida y la Pascua de Jesús, y el pueblo cristiano caminando en procesión con las lámparas encendidas que reflejan la fe en el Mesías prometido por Dios y hecho Niño en Belén, sugieren la belleza y hondura de la fiesta de la Presentación del Señor.

Los ancianos Simeón y Ana representan la espera secular del pueblo de Israel que no olvidó la promesa de Dios, reiterada en la historia, de enviarnos un Salvador. Llama la atención que los dos ancianos, a pesar de los años, no se han cansado de esperar; la dilatación del cumplimiento de la promesa no se ha traducido en frustración; no se sintieron defraudados por Dios. La ancianidad fiel de Simeón y Ana es signo de memoria, de sabiduría, de esperanza cumplida, de testificación a los demás. Fueron mensajeros de la venida del Salvador a quienes aguardaban “el consuelo” de Israel (cf. Lc. 2, 25. 38). El paso de los años purificó y fortaleció su esperanza. La demora y los obstáculos acrisolan también nuestra esperanza. ¡Siempre es posible esperar porque Dios es fiel!. El lema de la presente Jornada invita particularmente a los consagrados a comprender “la esperanza a la que habéis sido llamados” (cf. Ef.1,18).

En este rico contexto bíblico, litúrgico y espiritual celebramos la Jornada de la Vida Consagrada, en la situación actual, sin añoranzas del pasado ni desaliento por la debilidad presente ni fugas utópicas al futuro.

El carisma de la vida consagrada tiene su origen en el Espíritu de Dios que alienta en los comienzos de cada congregación, se desarrolla en comunicación recíproca con otras vocaciones en la Iglesia y su participación en la misión cristiana es insustituible.

Podemos descubrir una convergencia entre Jesús, que es la Luz del mundo, la Vida consagrada y su testificación actual en medio de nuestra sociedad. Esta Jornada y la Fiesta de la Presentación son una oportunidad para agradecer a Dios el carisma de la vida religiosa en pobreza, castidad y obediencia, siguiendo de cerca el estilo de vida de Jesús. En la gratitud a Dios por el don de la vida consagrada, incluimos en concreto el agradecimiento por vuestra vocación, presencia y misión en nuestra Diócesis, queridos consagrados. Os necesitamos a vosotros, como vosotros necesitáis las diversas formas y estados de vida cristiana.

En esta Jornada pedimos particularmente por vosotros, haciéndonos cargo de vuestras dificultades, sobre todo de la escasez vocacional. No dejéis nunca de dar gracias a Dios por vuestra vocación; agradezcamos a Dios las vocaciones recibidas y no lamentemos las ausencias. Colaboremos en lo que podemos hacer por ellas, confiando en Dios que en cada situación histórica nos acompaña.

La Iglesia para cumplir su misión en el mundo actual aprecia y anima la actividad de vuestro carisma. Cuando el afán del dinero esclaviza a las personas y cierra el corazón al clamor de los pobres, vuestra pobreza interior y vuestra sobriedad exterior proclama como signo de libertad que “solo Dios basta”. Cuando la sexualidad se trivializa y se desborda sin sabiduría interior ni norma moral, convirtiendo a otras personas en objeto de placer y cosificándolas, vuestra virginidad y castidad perfecta dignifican la sexualidad que es de orden personal y posee una responsabilidad social. Cuando el individualismo sofoca la relación interpersonal, vuestra vida en comunidad y obediencia, renunciando al orgullo y la rivalidad para seguir al Hijo de Dios que se hizo por nosotros obediente hasta la muerte (cf.Fil.2,1-11), comprendemos la alta significación de vuestra obediencia (cf. Fil. 2, 1 ss.). Cuando a Dios se lo margina y olvida en un proceso incesante de secularización personal, social y cultural, nos interpela hondamente vuestra vida entregada día y noche a Dios, tratándolo en la oración como a Padre y a Jesucristo como al Amigo que nunca falla. Del encuentro con Dios nace y se regenera diariamente vuestra entrega caritativa a los necesitados y vuestra actividad apostólica. Presentaos cada día ante el Señor para adorarlo y servir a las personas ¡No nos amoldemos a los criterios y formas de vida del mundo!

Queridos hermanos y hermanas, agradezco vuestra caridad sacrificada y vuestra fidelidad paciente.

+ Cardenal Ricardo Bláquez

Arzobispo de Valladolid

Card. Ricardo Blázquez
Acerca de Card. Ricardo Blázquez 95 Articles
Don Ricardo Blázquez Pérez nació en Villanueva del Campillo, provincia y diócesis de Ávila, el 13-4-1942. Realizó sus estudios en los seminarios Menor y Mayor de Ávila (1955-67) y fue ordenado presbítero el 18-2-1967. Obtuvo el doctorado en Teología por la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma (1967-72) y también estudió en universidades alemanas. Sus 21 años de ministerio sacerdotal se centraron en la actividad docente. Fue secretario del Instituto Teológico Abulense (1972-76), profesor (1974-88) y decano (1978-81) de la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca, así como vicerrector de la misma. El 8-4-1988 fue elegido obispo de la iglesia titular de Germa di Galazia y nombrado obispo auxiliar de Santiago de Compostela, recibiendo la ordenación episcopal en esa catedral el 29 de mayo siguiente de manos de D. Antonio María Rouco Varela. El 26-5-1992 fue designado obispo de Palencia y el 8-9-1995 obispo de Bilbao. El 13-3-2010 se hizo público su nombramiento por el papa Benedicto XVI como 14.º arzobispo metropolitano y 40.º obispo de Valladolid, sede de la que tomó posesión el 17-4-2010. Desde marzo de 2014 es el presidente de la Conferencia Episcopal Española, organismo del que ya fue presidente entre 2005 y 2008, y vicepresidente entre 2008 y 2014; anteriormente, fue miembro de la Comisión para la Doctrina de la Fe (1988-93) y de la Comisión Litúrgica (1990-93), y presidente de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe (1993-2002) y de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales (2002-05), así como Gran Canciller de la Universidad Pontificia de Salamanca (2000-04). El papa Francisco le creó cardenal en el consistorio del 14-2-2015, con el título de Santa Maria in Vallicella, y le nombró miembro de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica (2014), de la Congregación para la Doctrina de la Fe, del Consejo Pontificio de la Cultura y de la Congregación para las Iglesias Orientales (todos en 2015) y de la comisión cardenalicia para la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (2016). Además de colaborar en la redacción de muchos documentos de la Conferencia Episcopal Española, son reseñables sus siguientes publicaciones: La resurrección en la cristología de Wolfhart Pannenberg (1976) Jesús sí, la Iglesia también (1983) Jesús, el Evangelio de Dios (1985) Las comunidades neocatecumenales. Discernimiento teológico (1988) La Iglesia del Concilio Vaticano II (1989) Tradición y esperanza (1989) Iniciación cristiana y nueva evangelización (1992) Transmitir el Evangelio de la verdad (1997) En el umbral del tercer milenio (1999) La esperanza en Dios no defrauda: consideraciones teológico-pastorales de un obispo (2004) Iglesia, ¿qué dices de Dios? (2007) Iglesia y Palabra de Dios (2011) Del Vaticano II a la Nueva Evangelización (2013) Un obispo comenta el Credo (2013)