«Pongamos luz a una oscura realidad»

Hoy, cuarenta días después de la celebración del nacimiento de Jesucristo, celebramos la fiesta de la Presentación del Señor, conocida popularmente como día de la Candelaria. Recibe este nombre por la tradicional bendición de las candelas, que simboliza la presentación del Niño Jesús en el templo de Jerusalén. Él es la luz que nos ayuda a ver con claridad, cuando todo es borroso, y es la luz que nos ayuda a ver los espacios más oscuros de la realidad de nuestro entorno: personas que sufren, personas que malviven en una soledad no deseada. La luz de Cristo nos invita a salir de nuestra zona de confort, a sacarnos las gafas de la indiferencia.

Esta realidad escondida aparece gracias a informes como los que, año tras año, elabora la Fundación FOESSA, constituida por Cáritas en 1965. Hoy, casi una de cada cuatro personas de nuestra archidiócesis se encuentra en situación de exclusión social. Una exclusión social que provoca aislamiento social, falta de participación política, un bajo nivel de estudios, precariedad laboral, exclusión residencial y problemas de salud.

Los datos nos dicen que quince de cada cien personas de nuestra archidiócesis se encuentran en situación de aislamiento social por motivos muy diversos como, por ejemplo, las familias que no pueden pagar el alquiler de su casa porque el padre o la madre han perdido el empleo y se encuentran en el paro.

Acceder o mantener una vivienda digna no es posible para cerca de un millón de personas de nuestra archidiócesis. Familias enteras malviven en habitaciones realquiladas con la incertidumbre que las puedan echar de un día para el otro. Son los desahucios invisibles que no aparecen en las estadísticas. Me pregunto una y otra vez: ¿Por qué cuesta tanto que nuestros políticos y gobernantes aborden esta problemática tan grave? ¿No estamos todos de acuerdo en que se trata de un derecho reconocido por la Constitución y por la Declaración Universal de los Derechos Humanos?

Hoy, en cuatro de cada cien hogares de nuestra archidiócesis se ha pasado o se pasa hambre. Y todavía otro dato, trescientas cincuenta y dos mil personas no pueden seguir tratamientos médicos o comprar medicinas por problemas económicos. Sin duda, estos datos nos deberían estremecer a todos como sociedad.

Hemos de decir basta al drama de la exclusión social. Tenemos que trabajar todos para que nadie más caiga en esta espiral desintegradora de las personas. Debemos poner todo nuestro esfuerzo e ingenio para que las personas que han quedado excluidas puedan salir de esa situación.

Colabora con nosotros con tus recursos, tu tiempo y tu voz. Necesitamos crear espacios de abrigo, espacios que den calor, donde las personas se sientan reconocidas y acompañadas. Necesitamos también trabajar para recuperar un modelo socioeconómico que sitúe la persona en el centro y donde nadie se quede atrás. Señor Jesús, ayúdanos a humanizar nuestra sociedad.

† Card. Juan José Omella
Arzobispo de Barcelona
Card. Juan Jose Omella
Acerca de Card. Juan Jose Omella 344 Articles
Mons. Juan José Omella Omella nació en la localidad de Cretas, provincia de Teruel y archidiócesis de Zaragoza, el 21 de abril de 1946. Estudió en el Seminario de Zaragoza y en Centros de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jersualén. El 20 de septiembre de 1970 recibía la ordenación sacerdotal. En su ministerio sacerdotal, trabajó como Coadjutor y como Párroco y entre 1990 y 1996 como Vicario Episcopal en la diócesis de Zaragoza. Durante un año fue misionero en Zaire. El 15 de julio de 1996 fue nombrado Obispo auxiliar de Zaragoza. Fue ordenado Obispo el 22 de septiembre de ese mismo año. El 27 de octubre de 1999 fue nombrado Obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, de la que tomó posesión el 12 de diciembre de 1999. Entre el 24 de agosto de 2001 y el 19 de diciembre de 2003 fue Administrador Apostólico de Huesca y entre el 19 de octubre de 2001 y el 19 de diciembre de 2003, también Administrador Apostólico de Jaca. El día 8 de abril de 2004 es nombrado Obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. Es miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social desde febrero de 2002. Con anterioridad, desde 2000 fue Presidente en funciones de esta misma Comisión Episcopal. Es también Consiliario Nacional de Manos Unidas.