Domingo de la Palabra

El Papa Francisco, en su Carta Aperuit illis (30.09.21019), ha establecido que todos los años se celebre en la Iglesia católica el Domingo de la Palabra de Dios, el III Domingo del Tiempo Ordinario. Será una Jornada dedicada a la celebración, reflexión y divulgación de la Palabra de Dios. El Papa desea que la Iglesia reviva este día el gesto de Jesús resucitado, que, poco antes de su Ascensión, se apareció a sus discípulos, partió con ellos el pan y “les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras” (Lc 24,45). Jesús quiere abrir también a los discípulos de hoy el tesoro de la Palabra para que comprendamos su riqueza inagotable; porque “si el Señor no nos introduce es imposible comprender en profundidad la Sagrada Escritura” (n. 1).

La Palabra de Dios, contenida en la Biblia, es una palabra viva y eficaz. A través de ella, Dios nos sigue hablando: cuando la leemos, proclamamos, estudiamos, meditamos o contemplamos es Dios quien nos habla. La Sagrada Escritura se hace eficaz en aquel que la escucha con fe y trata de hacerla vida día a día para vivir en profundidad su relación con Dios y con los hermanos.

Ya san Jerónimo, gran estudioso de la Sagrada Escritura, dejó escrito que “la ignorancia de las Escrituras es ignorancia de Cristo”. Si no conocemos la Sagrada Escritura, no conoceremos a Cristo, ni sus palabras y obras, ni el misterio de su muerte y resurrección, que iluminan nuestro caminar, perdonan y salvan, sanan y liberan. Y tampoco conoceremos la riqueza de la vida cristiana y de la misión de la Iglesia. Este Domingo está destinado a que crezca en todo el pueblo de Dios la familiaridad religiosa y asidua con la Sagrada Escritura. La Palabra de Dios es para todos, y no sólo para un grupo privilegiado. Desde el Concilio Vaticano II se han llevado a cabo muchas iniciativas con el fin de difundir, conocer, estudiar y orar la Sagrada Escritura. Deberíamos intensificarlas. En ningún hogar cristiano debería faltar la Sagrada Escritura, para ser leída, escuchada, conocida y orada con frecuencia.

Jesús resucitado se hace presente siempre a través de las Sagradas Escrituras, de modo muy especial cuando se proclaman en la Eucaristía. El Domingo es el día de la Eucaristía y también el día de la Palabra de Dios. El Concilio Vaticano II recuerda que en la Misa hay “dos mesas” que, juntas, alimentan a los creyentes: la mesa de la Palabra de Dios y la mesa del Cuerpo de Cristo (DV 21). Es Cristo resucitado quien en la Misa parte y reparte su Palabra y su Pan eucarístico. Cristo sigue hablando, actuando y dándose en la vida de la Iglesia y en la vida de los cristianos.

 +Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Mons. Casimiro Lopez Llorente
Acerca de Mons. Casimiro Lopez Llorente 358 Articles
Nació en el Burgo de Osma (Soria) el 10 de noviembre de 1950. Cursó los estudios clásicos y de filosofía en el Seminario Diocesano de Osma-Soria. Fue ordenado sacerdote en la Catedral de El Burgo de Osma el 6 de abril de 1975. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y en 1979 la Licenciatura en Derecho Canónico en el Kanonistisches Institut de la Ludwig-Maximilians Universität de Munich (Alemania). En la misma Universidad realizó los cursos para el doctorado en Derecho Canónico. El 2 de febrero de 2001 fue nombrado Obispo de Zamora. Recibió la Ordenación episcopal el 25 de marzo de 2001. En la Conferencia Episcopal es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos y Presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis.