Palabra de Dios y vida cristiana

Por deseo del Papa Francisco, el tercer domingo del tiempo ordinario debe dedicarse a mostrar el valor de la Palabra de Dios en la vida de la Iglesia y del cristiano. Durante la preparación del Jubileo del año 2000, san Juan Pablo II pedía examinar cómo se habían recibido las cuatro constituciones del Concilio Vaticano II. Respecto a la Dei Verbum (dedicada a la Palabra de Dios), preguntaba en qué medida «la Palabra de Dios ha llegado a ser plenamente el alma de la teología y la inspiradora de toda la vida cristiana», pues el Concilio la presenta como «sustento y vigor de la Iglesia, firmeza de la fe para sus hijos, alimento del alma, fuente límpida y perenne de vida espiritual» (DV 21).

No se puede evangelizar si faltan los testigos de la Palabra de Dios, «regla suprema de la fe de la Iglesia» (DV 21). Si vale el símil, sólo quien ha comido la Palabra de Dios, como hace físicamente el profeta Ezequiel, podrá anunciarla con autoridad ante los demás. Quisiera equivocarme al decir que, a pesar de todos los esfuerzos por estudiar, meditar y asimilar la Palabra de Dios, estamos aún lejos de lo que soñaba el Concilio.

No se trata sólo de leer y conocer la Biblia. Debemos asimilarla como Palabra de Dios, convertirla en norma de conducta y principio estructurador del cristiano que aprende a tener los criterios y pensamientos de Dios. Decía san Juan Crisóstomo que las Escrituras eran las cartas que Dios ha escrito a los hombres para mostrarles su voluntad y sus designios. Debería conmovernos, por tanto, el hecho de que Dios se dirija al hombre con palabras humanas, como conmovió a Edith Stein (santa Teresa Benedicta de la Cruz), cuando por primera vez leyó el Padrenuestro. El hecho de que haya en el mundo —escribía el cardenal Ratzinger— «una palabra de Dios accesible a nosotros es la realidad más impresionante que cabe pensar, pero estamos embotados por el hábito para percibir el prodigio de esta comunicación».

No olvidemos que el fin de esta comunicación es la conversión. Ahí está el ejemplo de los santos que se convirtieron al escuchar la Palabra de Dios: San Agustín, San Antonio Abad, San Francisco de Asís. La fuerza de esta Palabra es la Verdad que la constituye, válida para todos los hombres. Por eso, se la llama «Palabra de Verdad» y «Palabra de Salvación», porque la verdad salva, o, como decía Pedro a Jesús, durante la crisis de Cafarnaúm: «¿A quién vamos a acudir?, Tú tienes palabras de vida eterna» (Jn 6, 68).

No olvidemos además, que el nacimiento a la vida de Dios, lo que llamamos «regeneración», se debe al «baño del agua en virtud de la palabra», que es el bautismo. Dios nos ha engendrado a su vida mediante la palabra eficaz por medio del agua que nos libera del pecado y nos constituye en hijos suyos. A semejanza de la primera creación, en la que Dios creó el universo mediante su palabra, así, en esta nueva creación, su verbo poderoso nos engendra para la vida eterna. Se explica que la Palabra de Dios conforme la vida del cristiano, y así como el hombre va tomando conciencia de sí mismo y de su ser en el mundo por medio de las palabras que constituyen en cierto sentido la casa donde crece y desarrolla su personalidad, así el cristiano desarrolla su personalidad cristiana asimilando las palabras que Dios le dice desde antaño y que en Cristo han encontrado su sentido definitivo y su plenitud reveladora. Porque Cristo, no sólo habló por medio de los profetas inspirados del Antiguo Testamento, sino que él es la Palabra definitiva, por medio de la cual Dios hizo los mundos, y, al llegar la plenitud de los tiempos, nos habló con dichos y hechos para hacernos capaces de dialogar con Dios como hijos suyos.

 

+ César Franco

Obispo de Segovia

Mons. César Franco Martínez
Acerca de Mons. César Franco Martínez 218 Articles
Mons. D. César Augusto Franco nació el 16 de diciembre de 1948 en Piñuecar (Madrid). Fue ordenado sacerdote el 20 de mayo de 1973. Es licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas en 1978. Diplomado en Ciencias Bíblicas por la Escuela Bíblica y Arqueología de Jerusalén en 1980. Es también Doctor en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas en 1983. CARGOS PASTORALES Fue Vicario Parroquial de las parroquias San Casimiro (1973), Santa Rosalía (1973-1975) y Ntra. Sra. de los Dolores(1975-1978/1981-1986). Capellán de las Hijas de la Caridad en el Colegio San Fernando (1980-1981); Secretario del Consejo Presbiteral de Madrid (1986 y 1994) y Consiliario diocesano de Acción Católica General y Capellán de la Escuela de Caminos y de la Facultad de Derecho (1986-1995). Fue Rector del Oratorio Santo niño del Remedio (1993 -1995) y Vicario Episcopal de la Vicarçia VII (antigua VIII) de Madrid (1995-1996). El 14 de mayo de 1996 fue nombrado Obispo Auxiliar de Madrid y Titular de Ursona, recibiendo la ordenación episcopal el 29 de junio del mismo año. Desde 1997 a 2011 fue Consiliario Nacional de la Asociación Católica de Propagandistas y ha sido el Coordinador general de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Madrid 2011. Desde noviembre de 2012 hasta su nombramiento como Obispo de Segovia fue Deán de la Catedral de Santa María la Real de la Almudena de Madrid. En su actividad docente, ha impartido cursos sobre Biblia en la Universidad Complutense de Madrid y en la Universidad Eclesiástica “San Dámaso”. El 12 de noviembre de 2014 se hizo público su nombramiento como obispo de Segovia, sede de la que tomó posesión el 20 de diciembre del mismo año. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es Presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis desde 2014, tras ser de nuevo elegido para este cargo el 14 de marzo de 2017. Ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Liturgia (1996-1999), de Enseñanza y Catequesis (1996-2008), de Apostolado Seglar (1999-2002) y de Relaciones Interconfesionales (2008-2014).