Comenzamos la visita pastoral en el arciprestazgo de Calatrava

Precisamente hoy domingo, día 19 de enero, comienzo la visita pastoral en el arci­prestazgo de Calatrava.

La visita pastoral es una de las más importantes tareas que tie­ne el obispo. En ella va recorriendo todas las parroquias de la diócesis, no para inspeccionar, sino para animar en la fe a todos sus integrantes.

El obispo es el párroco de todas las parroquias de la diócesis, que al no poder atenderlas personalmente todas, se las encomienda a sus cola­boradores más inmediatos que son los sacerdotes. Por ello, es importante que cada cierto tiempo las visite para conocer, de cerca, cuáles son sus nece­sidades y para animar personalmen­te en la fe a todos y cada uno de sus fieles.

La visita pastoral consta de gran­des capítulos que el obispo tratará de cumplir al servicio de ese conoci­miento de los fieles; de la pastoral que en cada parroquia se está animando; teniendo la oportunidad de que los fieles tengan un contacto más directo, cercano y personal con la persona del obispo, escuchen su mensaje y se sien­tan animados a vivirlo.

Entre los capítulos más importan­tes de los que se compone la visita del obispo a las parroquias están los siguientes: el diálogo pausado y per­sonal con cada uno de los sacerdotes que animan cada parroquia; la visita a los enfermos que haya en la misma y que no pueden salir de casa; las eu­caristías para toda la comunidad; el contacto con todos cuantos trabajan y colaboran en la evangelización en las tareas parroquiales en la asamblea pa­rroquial, y la enseñanza a los padres y matrimonios sobre la educación de los hijos en la fe y la importancia que deben dar a ella en las familias.

La visita pastoral del obispo es un acontecimiento de fe para cada parro­quia, porque en la misma el pastor les va a ayudar a revisar su fe para co­nocer dónde se encuentran, saber los caminos por dónde avanzar en la mis­ma y encontrar los medios a poner en práctica para que esa fe sea cada día más auténtica y madura.

Con la visita a las comunidades cristianas el obispo trata de revitalizar las mismas, ayudando a los distintos sectores que la componen a ser cons­cientes de que tienen una misión cla­ra que desempeñar, a la vez que los anima a que lo hagan con verdadero ardor, entusiasmo y alegría.

Con su visita a las parroquias el obispo anima a todos a seguir avan­zando en el camino de la santidad a la que todos estamos llamados por el Señor y hace una llamada clara e im­portante a la comunión eclesial entre los fieles de las parroquias y el obispo de la diócesis.

Igualmente anima a renovar el ar­dor, la fe y la esperanza en todos los agentes de la pastoral, para que real­mente, con la corresponsabilidad de todos y la colaboración de cada uno, logremos hacer de nuestras comuni­dades unas comunidades evangeli­zadas, es decir, que se han converti­do a lo que Cristo pide a sus se­guidores. Y también unas co­munidades evangelizadoras, es decir, que se transmiten y comunican su fe unos a otros desde su valoración de Dios y el testimonio cristiano de su vida.

Desde ahora os pido a todas las comunidades parroquiales que inte­gráis el arciprestazgo de Calatrava que os preparéis para recibir la gracia que el Señor os va a dar a través de la visita pastoral de su obispo, que par­ticipéis en todos los actos principales de la misma, para que podáis apro­vecharos del rico mensaje que Cristo quiere transmitiros por medio de su representante, el obispo.

A todos los fieles de la diócesis os pido que recéis por mí como vuestro obispo, y por todas las parroquias del arciprestazgo de Calatrava, que en estos meses van a recibir al «que viene en el nombre del Señor, para animarlos a que descubran y vivan su fe como algo que realmente merece la pena, aunque tantas veces, en esta so­ciedad en la que estamos viviendo no se valore la misma suficientemente.

A todos vosotros, feligreses de las parroquias del arciprestazgo de Cala­trava y de toda la diócesis de Ciudad Real os envío mi más cordial y entra­ñable bendición.

 

+ Gerardo Melgar

Obispo de Ciudad Real

Mons. Gerardo Melgar
Acerca de Mons. Gerardo Melgar 303 Articles
Mons. Gerardo Melgar Viciosa nació el 24 de Septiembre de 1948 en Cervatos de la Cueza, Provincia y Diócesis de Palencia. Cursó la enseñanza secundaria (años de Humanidades) en el Seminario Menor Diocesano de Carrión de los Condes y los estudios de Filosofía y Teología en el Seminario mayor de San José de Palencia. Fue ordenado sacerdote el 20 de Junio de 1973 por el entonces Obispo de la sede palentina, Mons. Anastasio Granados García. Fue nombrado Párroco -de 1973 a 1974- al servicio de las parroquias de Vañes, Celeda de Roblecedo, San Felices de Castillería, Herreruela de Castillería y Polentinos. Al terminar ese curso pastoral, fue enviado a Roma, donde estudió Teología en la Universidad Gregoriana, licenciándose en Teología Fundamental el 14 de junio de 1976. A su regreso a Palencia fue nombrado Coadjutor de la parroquia de San Lázaro de la capital palentina durante un año. En 1977, y hasta 1982, desempeñó el cargo de Formador y Profesor del Seminario Menor Diocesano en Carrión de los Condes, del que sería, más tarde, Rector (1982-1987). En 1983 fue nombrado miembro del equipo de Pastoral Vocacional de la Delegación Diocesana de Pastoral Juvenil y Vocacional. Al dejar el Seminario de Carrión de los Condes fue destinado, como Vicario Parroquial, a la Parroquia de San José de Palencia durante seis años (de 1987 a 1993). En 1993 fue elegido por Mons. Ricardo Blázquez Pérez para desempeñar el oficio de Vicario Episcopal de Pastoral de la Diócesis palentina, cargo en el que permanecería hasta 1998. También durante diez años (de 1995 a 2005), fue Párroco solidario de la Parroquia de San José Obrero y Coordinador de la Cura pastoral de la misma, miembro del Colegio Diocesano de Consultores (1995-2000) y vocal, por designación del Sr. Obispo, del Consejo Presbiteral Diocesano (2001-2005). En el año 2000 fue nombrado Delegado Diocesano de Pastoral Familiar hasta que, en 2005, Mons. Rafael Palmero Ramos lo eligió para desempeñar el cargo de Vicario General de la Diócesis. De 2004 a 2005 fue, además, confesor ordinario del Seminario Menor Diocesano “San Juan de Ávila” así como, de 2005 a 2008, miembro del Colegio de Consultores de la Diócesis y Profesor de Teología del Matrimonio en el Instituto Teológico del Seminario Mayor de San José (2007). En enero de 2006, y hasta septiembre de 2007, durante el periodo de sede vacante producida por el traslado de Mons. Rafael Palmero Ramos a la Diócesis de Orihuela-Alicante, fue nombrado por la Santa Sede Administrador Apostólico de la Diócesis de Palencia. El 1 de Mayo de 2008, momento en el que desempeñaba el cargo de Vicario General de la Diócesis de Palencia y era el Capellán del Noviciado de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, se hizo público su nombramiento como Obispo de Osma-Soria. El 6 de Julio de 2008 recibió de manos del entonces Nuncio Apostólico de Su Santidad en España, Mons. Manuel Monteiro de Castro, la ordenación episcopal y tomó posesión canónica de la Diócesis oxomense-soriana. Ha publicado varios libros sobre el matrimonio y la familia: “Juntos cuidamos nuestro amor. Convivencias para matrimonios jóvenes”, “Madurando como Matrimonio y como Familia”, “Nos formamos como padres para educar en valores a nuestros hijos” y “Llenos de ilusión preparamos nuestro futuro como matrimonio y familia”, además de múltiples artículos y materiales de trabajo sobre la familia y la pastoral familiar. De su Magisterio episcopal, pueden destacarse las siguientes Cartas pastorales: “Sacerdotes de Jesucristo en el aquí y el ahora de nuestra historia” (2009) con motivo del Año sacerdotal, “Juan de Palafox y Mendoza. Un modelo de fe para el creyente del siglo XXI” (2010), con motivo de la beatificació, “La nueva evangelización y la familia” (2011), “Carta pastoral sobre el Seminario diocesano” (2012), “Itinerario para la evangelización de la familia” (2013), Carta pastoral “Después de la Misión diocesana Despertar a la fe” (2014). Además, ha publicado otros escritos: “La Pastoral Familiar, un proceso continuo de acompañamiento a la familia” (2009), “Los grupos parroquiales de matrimonios jóvenes” (2010), “Unidades de Acción Pastoral. Instrumentos de comunión al servicio de la evangelización” (2010). El 8 de abril de 2016, el papa Francisco lo nombró obispo de Ciudad Real, en sustitución de Antonio Ángel Algora, que renunció por edad. El 21 de mayo del mismo año tomó posesión canónica en la catedral de Santa María del Prado.