Obispos México: en 2020 libertad religiosa, proteger a los menores y violencia cero

Profesamos la separación auténtica de la Iglesia y del Estado, y la plena autonomía de ambos en sus campos específicos”. Así lo expresan los obispos mexicanos en un mensaje publicado, ayer, con motivo del Nuevo Año 2020. Una reflexión que surge luego de las polémicas generadas tras la propuesta de la Iglesia católica al gobierno de actualizar la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, para garantizar la libertad religiosa como un derecho humano. En este contexto, los obispos aclaran que con dicha propuesta “no se persiguen privilegios” para la Iglesia sino “que la libertad religiosa sea protegida por una eficaz tutela jurídica.

Derecho a la libertad religiosa

Al respecto, el mensaje enfatiza el gran trabajo social que realiza la Iglesia católica y advierte que para seguir colaborando en favor de la sociedad “se necesita actualizar el marco jurídico que rige  el derecho a la libertad religiosa, sosteniendo el principio histórico de separación entre la Iglesia y el Estado, acorde a los más avanzados criterios internacionales”.

Según la nota, una de las áreas sociales más importantes ha sido la atención a la emergencia migratoria que, desde 2018 y durante todo el 2019, ha llevado a miles de migrantes a atravesar el país con la esperanza de llegar hasta Estados Unidos. En este sentido, el episcopado informa que el donativo del Papa de 500.000 dólares, recibido en 2019, para la atención a los migrantes en México, ha sido distribuido en un  92 por ciento. Con dicha ayuda, la Iglesia ha logrado cubrir la demanda emergente de alimentación, medicamentos y vestido. En algunos casos la habilitación de nuevos alberges y recursos destinados a la seguridad de migrantes y voluntarios en los centros de acogida. De hecho, de los 32 proyectos aprobados, 24 han concluido y los 8 restantes están en una fase final.

Atender a las víctimas de la violencia

Para el episcopado, el año 2019 ha sido uno de los años más violentos que ha vivido el país, con “acontecimientos que han lastimado profundamente a toda la sociedad, y también a sacerdotes e iglesias”. La nota explica que a través de los 272 centros de atención a las víctimas de las violencias, además de los centros de recuperación de adicciones, de atención a mujeres, consultorios psicológicos, atención a reclusos, atención a niños de la calle y atención a familias de desaparecidos, la Iglesia busca ayudar “a revertir la inercia destructiva de la violencia y la pobreza”.

Compromiso con las víctimas de abusos sexuales

Nuevamente, los obispos mexicanos confirman su compromiso con las víctimas de abusos sexuales por parte del clero. Sobre la protección a menores,  el mensaje afirma que hasta el momento se han creado 14 las comisiones diocesanas y registra algunos datos estadísticos: «del clero diocesano se tienen 271 casos por abusos sexual, más otros 155 procesos por otras faltas. En total, ha habido en estos últimos 10 años 426 sacerdotes que han sido investigados. 173 procesos están todavía en curso, 253 han sido completados y 217 sacerdotes han sido dimitidos del orden clerical. Los obispos mexicanos concluyen su mensaje manifestando su deseo de que el 2020 sea un año donde reine la paz, la reconciliación y el diálogo.

 

Ciudad del Vaticano