«Con Jesús a Egipto. ¡En marcha!»

Queridos hermanos en el Señor:

Os deseo gracia y paz.

Infancia Misionera pertenece a Obras Misioneras Pontificias y promueve la ayuda recíproca entre los niños del mundo. Realiza actividades misioneras en colegios y catequesis para educar a los niños en la fe y en la solidaridad con la misión. También canaliza la colaboración económica personal de los niños quienes, con sus ahorros para los niños de misiones, prestan una gran ayuda.

Desde su más temprana edad, los niños son capaces de Dios; es decir, pueden conocer y encontrar a Dios en sus vidas. De esta capacidad nace su apertura a la misión.

El proyecto de Infancia Misionera “Con Jesús Niño a la misión” es un recorrido que permite descubrir a Jesús, su gran amor por los niños y la importante misión que les corresponde a los niños. En el curso 2018-2019 se propuso el primer recorrido y se desarrolló con el lema: “Con Jesús a Belén. ¡Qué buena noticia!”. En el curso 2019-2020 el lema es: “Con Jesús a Egipto. ¡En marcha!”.

Este año se contempla a Jesús Niño refugiado en Egipto, donde vive en primera persona el sufrimiento y la injusticia que aflige a los más vulnerables. Jesús experimentó el rechazo y la persecución y nos enseñó que Dios siempre acompaña a los pequeños. Los misioneros son testigos de esta gran realidad y con su testimonio, su vida y su actividad, transmiten un mensaje de esperanza y comunican el amor de Dios.

La Sagrada Familia tuvo que ponerse en marcha, como muchos emigrantes, refugiados y desplazados de nuestro tiempo. Los misioneros también se sitúan “en marcha” para anunciar a Jesús a quienes no lo conocen. Los cristianos no podemos quedarnos quietos, sino que salimos al encuentro de los demás y de Dios.

Los objetivos de la Jornada de la Infancia Misionera de este año son cuatro: 1) Acompañar a los más pequeños para que, unidos a Jesús Niño, participen en su amor por todas las personas y pueblos. 2) Poner de manifiesto el significado misionero de los primeros pasos de la vida del Salvador. 3) Mostrar a los niños las claves que les enseñen a ser “pequeños misioneros”, mirando especialmente este año a los movimientos migratorios. 4) Ofrecer motivaciones y recursos a los animadores del crecimiento en la fe de los niños para que esta fe se manifieste en un “estilo de vida” misionero.

En 2018 Infancia Misionera contribuyó con más de 19 millones de euros para realizar 2.943 proyectos agrupados en tres grandes campos de acción: educación (1.380), formación cristiana (904), salud y protección de la vida (659).

La generosidad de los niños españoles en 2018 permitió que en 2019 se ayudase a 172.177 niños en 353 proyectos, en 97 diócesis de 29 países beneficiados, por un importe total de 1.935.321,71 euros.

Se atendió a los siguientes campos: protección de vida (garantizar las necesidades vitales de niños huérfanos o abandonados), salud (cuidados médicos y sanitarios para atender discapacidades físicas y psíquicas, afecciones graves -lepra, malaria, sida, ébola…- y desnutrición), enseñanza (financiación de centros de enseñanza católicos, generalmente de educación primaria), construcción (levantar o reparar edificios dedicados a colegios o centros de misión), formación cristiana (catequesis, enseñanza de la religión católica en colegios estatales, actividades formativas y campamentos bíblicos o vacacionales), equipamiento (material de enseñanza, material médico o mejoras en las infraestructuras de edificios –placas solares, letrinas, pozos de agua limpia, verjas…-) y medios de comunicación.

Recibid mi cordial saludo y mi bendición.

+  Julián Ruiz Martorell,

Obispo de Huesca y de Jaca

Mons. Julián Ruiz Martorell
Acerca de Mons. Julián Ruiz Martorell 344 Articles
D. Julián RUIZ MARTORELL nació en Cuenca el 19 de enero de 1957. Desde pequeño vive en Zaragoza. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza, siendo alumno del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). Fue ordenado sacerdote en Zaragoza el 24 de octubre de 1981. Encargos pastorales desempeñados: 1981-1983: Ecónomo de Plasencia de Jalón y Encargado de Bardallur; 1983: Encargado de Bárboles, Pleitas y Oitura; 1983-1988: Durante sus estudios en Roma, Capellán de las Religiosas "Battistine"; 1988-1993: Adscrito a la Parroquia de Santa Rafaela María, en Zaragoza; 1991-2005: Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar"; 1994-2010: Capellán de la comunidad religiosa del Colegio Teresiano del Pilar; 1998-2005: Director del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón; 1999-2005: Director del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín"; 2007-2010: Delegado de Culto y Pastoral de El Pilar. Fue nombrado obispo de Huesca y de Jaca el 30 de diciembre de 2010. En ese momento desempeñaba los siguientes cargos y tareas: Profesor de Sagrada Escritura del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (1988), del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar" (1988) y del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín" (1988); Miembro del Consejo Diocesano de Pastoral (1993); Miembro del Consejo Presbiteral (1998); Canónigo de la Catedral Basílica "Nuestra Señora del Pilar" de Zaragoza (2004); Miembro del Colegio de Consultores (2005) y Secretario del Consejo Presbiteral; y Vicario General de la Archidiócesis (2009). Fue ordenado obispo en la S. I. Catedral de Huesca el 5 de marzo de 2011. Tomó posesión de la diócesis de Jaca al día siguiente en la S. I. Catedral de esta diócesis.