Venezuela: OEA y Grupo de Lima saludan reelección de Guaidó

Guidó intenta entrar en el parlamento

La Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos ha expresado su condena “al intento fraudulento, con utilización de la violencia y la intimidación”, por el cual en el domingo 5 de enero se pretendió “despojar a Juan Guaidó de su calidad de Presidente encargado de Venezuela y de Presidente de la Asamblea Nacional del país”. Juan Guaidó fue reelecto presidente de la AN en la sede del periódico El Nacional, con cien votos, mientras que en el interior del Parlamento, Luis Parra fue proclamado presidente electo por otro grupo de diputados, sin alcanzar la mayoría de votos.

La misma condena «al uso de la fuerza y las prácticas intimidatorias contra los parlamentarios de la Asamblea Nacional» han realizado los gobiernos de Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Venezuela, miembros del Grupo de Lima, que en un comunicado han afirmado además, que la votación del domingo “por la mayoría parlamentaria en favor de la reelección de Juan Guaidó, ciñéndose a la Constitución y la ley, representan un rechazo a las acciones temerarias del régimen de Nicolás Maduro que buscaron impedir su designación”.

El rechazo a las irregularidades llega también desde la Unión europea que a través de su portavoz tilda como inaceptable que la AN “como órgano democrático legítimo de Venezuela, no haya podido cumplir el mandato que ha recibido del pueblo venezolano”.

“Su Presidente, Juan Guaidó, – denuncia el portavoz de la UE- fue impedido de celebrar la sesión, a varios legisladores de la oposición no se les permitió entrar a la Asamblea Nacional y el acceso de la prensa al edificio también fue bloqueado”. «Estas irregularidades – continúa – no son compatibles con un proceso de elección legítima del Presidente de la Asamblea Nacional. Constituyen un nuevo paso en el deterioro de la crisis venezolana. En consecuencia, la UE sigue reconociendo a Juan Guaidó como el legítimo Presidente de la Asamblea Nacional hasta que se puedan asegurar las condiciones para una adecuada sesión de votación».

 

Santa Sede