Responsables de la Familia Vicenciana reunidos por primera vez en Roma

Pobreza espiritual y material. Estas fueron “las dos intensas experiencias vividas por San Vicente de Paúl en 1617”, en el pequeño pueblo de Folleville, Francia. Es a partir de este “pequeño grano de mostaza” que nació la Familia Vicenciana, convertido hoy “en un gran árbol, compuesto por más de 150 ramas”, “con cerca de dos millones de miembros en más de 150 países”, todos inspirados en el ejemplo de San Vicente en el servicio de los pobres.

Por un camino a seguir juntos

En los próximos días, del 8 al 12 de enero, los responsables de más de 150 Entidades e Instituciones que la componen en la actualidad se reunirán en Roma. El objetivo será conocerse, debatir y, sobre todo, sentar las bases “para un camino a seguir juntos de aquí en adelante”.

“En el inicio de su quinto centenario de existencia, la Familia Vicenciana mira hacia el futuro, a partir de ese comienzo, con la conciencia de la necesaria urgencia de una sinergia cada vez más estrecha con todas esas realidades nacidas del «grano» plantado por el fundador”, afirma la familia Vicentina en un comunicado.

Descubriendo la historia y la realidad vicentina

Los cuatro días se inaugurarán el día de mañana con la audiencia papal y por la tarde, en el Instituto Patrístico Augustinianum, con la aportación de quienes son puntos de referencia a nivel internacional: el padre Tomaz Mavric CM, Presidente del Comité Ejecutivo de la Familia Vicentino y Superior General de la Congregación de la Misión, seguido por el Padre Joseph Agostino CM, Coordinador internacional de la Oficina de la Familia Vicenciana y el Padre Robert Maloney CM, quien ha ocupado el cargo de Superior General durante muchos años y quien trazará la historia de la familia, ofreciendo una panorámica general.

Los días que siguen serán de trabajo grupal sobre diferentes temas y sobre las actividades que se realizan en el mundo: comunicación, intercambio, servicios a los pobres, cultura vocacional y transmisión del carisma.

La mañana del domingo 12 estará dedicada a recopilar las sugerencias que surgieron de los «4 días» para llevar a casa tareas específicas y responsabilidades concretas.

 

Santa Sede