«La alegría de la Navidad»

Quedan pocos días para celebrar la Navidad y con el fin de ayudarnos a vivirla, me place hablaros de una narración de Mario Delpini, arzobispo de Milán y escritor. El libro titulado Y la mariposa voló incluye cincuenta y dos historias simbólicas con un trasfondo claramente cristiano.

La narración número treinta y nueve de este libro lleva por título «Las preferencias de Jesús» y explica que, desde la llegada de los romanos, se había extendido por Jerusalén y sus alrededores un frenesí que algunos llamaron boom económico y otros locura colectiva. Los talleres tenían que producir cada vez más, aunque bajara la calidad. Pero no todo el mundo actuaba de esa manera. Algunos mantenían los ritmos antiguos, no perdían el sueño para multiplicar las ganancias y siempre tenían presente al Dios de Abraham y el descanso sabático.

A los artesanos que amaban su trabajo eso no les preocupaba demasiado. «Mientras tengamos para vivir… Bendito sea el Señor!». Ana, la tejedora de lana, acompañaba los hilos con delicadeza. Esther trabajaba el mimbre con nervio y precisión, recortaba y pulía con fuerza las puntas para que el cesto fuera fuerte y no causara ningún rasguño a nadie. Y Rubén, el pastor, llamaba amablemente a las ovejas, recogía la leche y, sin prisa, dejaba reposar los quesos.

Y fue precisamente en la puerta de Ana donde José, empujado por el frío de la noche, decidió llamar. «Buena mujer: ha nacido el niño. Somos pobres y no tenemos mantas para calentarlo». Ana no le preguntó si podía pagar ni si era del pueblo. Para dar calor al bebé le dio la mantita que tejía.

Al oír la voz preocupada de José también se presentó Esther, que escogió el cesto más grande y más bonito: «¿Cómo? ¿No querrás dejar al niño en el suelo o ponerlo en un pesebre? ¡Aquí tienes una cuna!».

Rubén, el pastor, fue casi embestido por José, que buscaba algo para comer. De la cueva de Rubén salió un jarro de leche recién ordeñada y un queso tan sabroso, que José estuvo tentado de darle un mordisco antes de que llegara donde le esperaba María.

Mientras los negocios provistos de mercancías estaban aún cerrados, corazones que saben acoger a toda hora y rostros que saben sonreír a cada encuentro, supieron acoger a Jesús, María y José.

Ojalá que estos días de Navidad Dios prepare nuestros corazones para poder acoger a Jesús que viene a nosotros. Él llamará a nuestra puerta sin pretensiones y sin arrogancia, como un pobre que vive de lo que nosotros le podemos dar. Felices seremos si, como Ana, Esther y Rubén, le podemos ofrecer un regalo preparado con paciencia y amor; felices seremos si le podemos ofrecer nuestro tiempo atento y amoroso. Estos son signos de afecto que consuelan más que las riquezas, son signos que los ángeles aprecian y admiran.

Queridos hermanos, es cuando valoramos estas cosas o acogemos con alegría al prójimo que encontramos el rostro de Jesús que nos sonríe. Esta es la fuente de la alegría de la Navidad. ¡Esto es lo que os deseo a todos!

† Card. Juan José Omella
Arzobispo de Barcelona
Card. Juan Jose Omella
Acerca de Card. Juan Jose Omella 391 Articles
Mons. Juan José Omella Omella nació en la localidad de Cretas, provincia de Teruel y archidiócesis de Zaragoza, el 21 de abril de 1946. Estudió en el Seminario de Zaragoza y en Centros de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jersualén. El 20 de septiembre de 1970 recibía la ordenación sacerdotal. En su ministerio sacerdotal, trabajó como Coadjutor y como Párroco y entre 1990 y 1996 como Vicario Episcopal en la diócesis de Zaragoza. Durante un año fue misionero en Zaire. El 15 de julio de 1996 fue nombrado Obispo auxiliar de Zaragoza. Fue ordenado Obispo el 22 de septiembre de ese mismo año. El 27 de octubre de 1999 fue nombrado Obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, de la que tomó posesión el 12 de diciembre de 1999. Entre el 24 de agosto de 2001 y el 19 de diciembre de 2003 fue Administrador Apostólico de Huesca y entre el 19 de octubre de 2001 y el 19 de diciembre de 2003, también Administrador Apostólico de Jaca. El día 8 de abril de 2004 es nombrado Obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. Es miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social desde febrero de 2002. Con anterioridad, desde 2000 fue Presidente en funciones de esta misma Comisión Episcopal. Es también Consiliario Nacional de Manos Unidas.