Sobre la Luz de Belén

Cercana la Navidad nos disponemos para acoger la conocida como “Luz de la Paz de Belén”. Desde 1986, los Scouts de Austria envían cada año a un niño o una niña unas semanas antes de Navidad a la cueva de Belén a encender una lámpara, que es trasladada a Viena como mensaje de paz y de vida, de amor y de esperanza. Una vez en Viena, la Luz de Belén se distribuye a delegaciones de Scouts de todo el mundo. Ellas la llevarán a sus países para que llegue a parroquias y familias, a niños y jóvenes, a  ancianos y enfermos, y a los más pobres y necesitados. Este año tenemos la dicha de acoger la “Luz de la Paz de Belén” en nuestra Diócesis de Segorbe-Castellón que será traída desde Viena para distribuirla desde aquí a toda España.

La Luz de Belén representa a Jesús mismo. Él nos dice: “Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no caminará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Jn 8,12). Cristo es la luz que “brilla en la tiniebla” (cf. Jn 1,5). El Niño que nace en Belén es la luz definitiva en nuestro camino hacia la Vida. Ahora, viviendo con él y por él, podemos vivir en la luz de la Vida. El ha nacido para ahuyentar la noche de las tinieblas y del error, de la incredulidad y del pecado.

Se ha dicho que la nuestra es una generación de inexplicables contrastes. Tenemos más información, pero más confusión; más tecnología, pero más distracción; más posesiones, pero más insatisfacción. La única esperanza para escapar a este mal es traer una fuente de luz que pueda guiarnos en la confusión, fortalecernos en la debilidad y motivarnos a cambiar. Jesús, el Hijo de Dios, el Mesías y el Salvador, es el único que puede hacerlo. Él, la Palabra de Dios encarnada, da sentido a los anhelos y esperanzas del ser humano; sólo Él puede calmar nuestra sed de infinito; sólo Él da respuesta definitiva a tantos interrogantes y necesidades de dicha, de felicidad, de vida y de paz que todo corazón humano esconde. La Luz que nace en Belén es la luz que necesita el hombre. Por Cristo adquiere el hombre la verdadera y última comprensión de sí mismo, del mundo y de la historia. Cristo es la luz para los hombres en su peregrinación terrena.

Acoger la “Luz de la Paz de Belén” nos lleva a acoger a Jesús mismo, que es la luz del mundo y a encontrarnos personalmente con Él, que viene a iluminar nuestra existencia y nuestro mundo. Él nos ofrece el Amor de Dios, que transforma nuestra vida, sana nuestras heridas y perdona nuestros pecados. Cristo ilumina la vida con una nueva luz, nos da esperanza, nos conduce por el camino de la verdad y del bien, y nos envía a ser sus testigos y misioneros. A sus discípulos, Jesús nos dice: “Vosotros sois la luz del mundo” (Mt 5,14). Muchos de nuestros contemporáneos piensan y viven como si Dios no existiera y olvidan que en Navidad nace Jesús, el Hijo de Dios. En este contexto, los cristianos hemos de llevar por doquier la Luz de Belén, reafirmar nuestra fe y anunciar a todos que Jesús, el Nino que nos nace en Belén, es la Luz del mundo.

+ Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Mons. Casimiro Lopez Llorente
Acerca de Mons. Casimiro Lopez Llorente 355 Articles
Nació en el Burgo de Osma (Soria) el 10 de noviembre de 1950. Cursó los estudios clásicos y de filosofía en el Seminario Diocesano de Osma-Soria. Fue ordenado sacerdote en la Catedral de El Burgo de Osma el 6 de abril de 1975. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y en 1979 la Licenciatura en Derecho Canónico en el Kanonistisches Institut de la Ludwig-Maximilians Universität de Munich (Alemania). En la misma Universidad realizó los cursos para el doctorado en Derecho Canónico. El 2 de febrero de 2001 fue nombrado Obispo de Zamora. Recibió la Ordenación episcopal el 25 de marzo de 2001. En la Conferencia Episcopal es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos y Presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis.