El Papa con la comunidad filipina en Roma

El Santo Padre Francisco ha celebrado en la tarde del 15 de diciembre en la Basílica de San Pedro la Santa Misa para la comunidad filipina que vive en Roma, con la que da inicio su tradición del Simbang-Gabi: una novena de celebraciones eucarísticas en preparación para la Navidad. Francisco los ha animado a seguir siendo «contrabandistas de la fe», es decir, a seguir llevando el Evangelio por todas las periferias, traspasando todo tipo de fronteras geográficas, culturales y espirituales.

«¡Sigan siendo contrabandistas de la fe!», fue el mensaje final del Papa Francisco a los 7.500 fieles de la comunidad católica filipina de Roma, al termine de la Misa de «Simbang Gabi», la primera de la tradicional novena preparatoria de la Navidad celebrada en la Basílica de San Pedro la tarde del domingo 15 de diciembre.

Sigan siendo contrabandistas de la fe

Una frase que, tal como explicó en su saludo el capellán encargado de la misión filipina en Roma, el padre Ricky Gente; surgió en un intercambio de bromas entre el Pontífice y el padre Ricky, antes de la celebración de la última Jornada Mundial del migrante y el refugiado: «El Santo Padre me dijo que las mujeres filipinas son «contrabandistas de la fé». Sí, es verdad, llevamos con nosotros a todas partes la antorcha de la fe y del Evangelio en el mundo, la misma antorcha que nos fue transmitida hace casi 500 años por los misioneros europeos», aseveró el sacerdote.

De ahí el sentido de las últimas palabras del Pontífice a la comunidad filipina al concluir la celebración eucarística: «¡Sigan siendo contrabandistas de la fe!», es decir, sigan llevando el Evangelio por todas las periferias, traspasando todo tipo de fronteras geográficas, culturales y espirituales.

Celebrar el misterio de la Encarnación

Asimismo, en su homilía el Papa recordó que este año nos preparamos para celebrar el misterio de la Encarnación, de «Emmanuel», el «Dios con nosotros» que hace maravillas a su pueblo, especialmente a los más pequeños y frágiles: «Estas maravillas -dijo el Obispo de Roma- son los «signos» de la presencia de su Reino. «Y como todavía son muchos los habitantes de las periferias existenciales, debemos pedir al Señor que renueve cada año el milagro de la Navidad, ofreciéndonos como instrumentos de su amor misericordioso por los más pequeños».

Precisamente para prepararnos adecuadamente a esta nueva «efusión de gracia», el Papa hizo hincapié en que la Iglesia «nos ofrece el tiempo de Adviento, en el que estamos llamados a despertar la esperanza en nuestros corazones e intensificar nuestra oración».

La tradición filipina del Simbang-Gabi

Por otra parte, Francisco profundizó sobre el sentido de esta tradición en Filipinas, donde durante siglos, se ha realizado una novena en preparación para la Santa Navidad llamada Simbang-Gabi (Misa Nocturna).

«Durante nueve días, los fieles filipinos se reúnen al amanecer en sus parroquias para una celebración eucarística especial. En las últimas décadas, gracias a los migrantes filipinos, esta devoción ha traspasado las fronteras nacionales y ha llegado a muchos otros países. Desde hace años Simbang-Gabi también se celebra en la diócesis de Roma, y hoy lo celebramos juntos aquí, en la Basílica de San Pedro», afirmó el Obispo de Roma subrayando que con esta celebración «queremos prepararnos para la Navidad comprometiéndonos a manifestar el amor y la ternura de Dios hacia todos, especialmente hacia los más pequeños».

Misión para la comunidad filipina: «sean levadura»

Y en este sentido, el Papa encargó a la comunidad filipina una misión especial: «Que vuestra fe sea levadura en las comunidades parroquiales a las que pertenecéis hoy, especialmente en una sociedad que a menudo ya no puede saborear la belleza de Dios y experimentar la gracia de su presencia».

Es por ello que Francisco los animó a «multiplicar las oportunidades de encuentro para compartir vuestra riqueza cultural y espiritual, al mismo tiempo que os dejáis enriquecer por las experiencias de los demás».

Proclamar la Buena Nueva de la salvación en todas las lenguas

Para finalizar, el Papa puntualizó que todos estamos llamados a proclamar juntos el Evangelio, «la Buena Nueva de la salvación, en todas las lenguas, para llegar al mayor número posible de personas. Que el Santo Niño al que nos disponemos a adorar, envuelto en pobres pañales y acostado en un pesebre, os bendiga y os dé la fuerza para continuar hacia adelante con alegría vuestro testimonio», concluyó.

(Ciudad del Vaticano, vaticannews.va)

 

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41963 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).