¿Qué nuevos caminos abrimos a Jesús que viene?

Esta es una pregunta obligada cuando comenzamos con el tiempo de Adviento el inicio del Año litúrgico. Adviento significa venida. Alguien viene y espera ser acogido. Alguien que nos ha amado primero, que tiene la iniciativa de venir y el deseo de acercarse a cada uno en persona, al pueblo, a las familias, a quienes se han alejado o los hemos descartado, en nuestra comunidad reunida en su nombre. Su venida alberga un misterio que, en la medida que entramos, conoceremos más. ¿Por qué viene? Lo podemos entender en la oración y desde su designio de amor: «Tanto amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna» (Jn 3, 16).

Esto es así. En la decisión de acercarse a nosotros está su amor y el resultado es la vida, la que Jesús ha dicho que nos da en abundancia (Jn 10,10). Mientras tanto, hay un tiempo de espera, un tiempo de estar despiertos, de atención, de escucha, de oración, de trabajo. Un tiempo de esperanza y silencio. Con la misma previsión pensamos qué nuevos caminos estamos dispuestos a abrir a Jesús que viene. Navidad nos recuerda y actualiza la continua presencia de Jesús que viene y nos pide que nos dejemos acompañar por él, abriéndole nuestro corazón.

En la Carta pastoral Bautizados, confirmados y enviados que os he escrito, hay muchas propuestas de caminos ya recorridos y otros que están por recorrer y, tal vez, aún por estrenar. En este trayecto hay muchas ocasiones para encontrarnos con Jesús que sale a nuestro encuentro. ¡No lo dudemos! ¡Acojámoslo! ¿Cómo? Él dijo: «Todo lo que hicisteis a uno de estos hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis» (Mt 25,40).

Pensad en los caminos que nos abren a la espiritualidad cristiana y nos hacen vivir aquello que es esencialmente evangélico; caminos que facilitan nuestro encuentro con Jesús; caminos que contienen proyectos creativos y conversaciones edificantes; caminos que hacen posible el trabajo en equipo y en comunión; caminos que nos llevan a una impostergable renovación eclesial, a la conversión; también los caminos que nos ayudan a hacernos creíbles y nos invitan a encarnarnos más entre la gente, como Jesús; caminos que son sensibles a los clamores de los pobres, los enfermos, los niños, los jóvenes, los ancianos y de tantos que están solos… Caminos y más caminos… Vayamos abriéndolos… ¡Es el Adviento!

+ Sebastià Taltavull

Obispo de Mallorca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 111 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.