El Santo Padre se despide de Tailandia

El Papa Francisco concluyó la primera etapa de su 32° Viaje Apostólico Internacional que lo llevó a visitar Tailandia del 19 al 23 de noviembre. Después intensas jornadas de compromisos y emociones en las que el Pontífice se encontró con la pequeña comunidad católica del “país de la sonrisa”, el avión con a bordo el Pontífice dejó suelo tailandés a las 9.54 hora local.

La mañana de este 23 de noviembre, el Sucesor de Pedro se despidió de Tailandia y partió en avión rumbo a Tokio, Japón, donde empezará la segunda etapa de su 32° Viaje Apostólico internacional. Después de la Santa Misa en privado, Francisco saludó y agradeció al personal de la Nunciatura Apostólica, que en estos días lo acompañaron durante su estadía.

Una media hora de recorrido en automóvil y el Papa llegó al aeropuerto de Bangkok donde tuvo lugar la ceremonia de despedida de Tailandia, en la que participaron los Obispos del país,  6 autoridades tailandesas y un grupo de fieles laicos. Francisco fue recibido en la terminal aeroportuaria militar por un miembro del Consejo de la Corona y antes atravesar la guardia de honor, saludó a un grupo de 11 niños tailandeses. Ante la presencia de un grupo de fieles, instantes antes de subir a bordo del aeroplano, el Pontífice recibió un ramo de flores “garland” de manos del vice Primer Ministro.

El avión que lleva al Pontífice al País del Sol Naciente recorrerá 4.600 km hasta llegar,  después de poco más de 6 horas de vuelo, a la capital japonesa, a donde está previsto el aterrizaje alrededor de las 17.40 hora local. La ceremonia de bienvenida tendrá lugar en el aeropuerto de Tokio y luego el Santo Padre se trasladará a la Nunciatura Apostólica en donde encontrará a los Obispos del país y luego descansará, para prepararse para los eventos del domingo.

Las etapas de la visita a Japón: Nagasaki, Hiroshima y Tokio

En efecto, la visita del pontífice al país del Sol Naciente comenzará mañana domingo 24 de noviembre, con etapas en Nagasaki e Hiroshima, ciudades gemelas destruidas por la bomba atómica. Desde Tokio, tras un vuelo de unas 2 horas, el Papa se trasladará a Nagasaki donde dirigirá un «Mensaje sobre las armas nucleares» en el  Atomic Bomb Hipocenter Park y un homenaje en el Monumento de los 26 mártires, seguido de la recitación del Ángelus. Después del almuerzo en el arzobispado, en las primeras horas de la tarde, el Papa celebrará la santa misa en el Estadio de Béisbol. Al término de la Misa, se trasladará en avión hacia Hiroshima donde dirigirá un Mensaje al Encuentro por la Paz en el Memorial homónimo.

Al anochecer, Francisco regresará a Tokio donde el lunes 25 de noviembre por la mañana se encontrará con las víctimas del «Triple desastre» (terremoto, maremoto y accidente nuclear) que devastó el territorio de Fukushima en 2011. Sucesivamente, la visita privada al emperador Naruhito en el Palacio Imperial seguida de un encuentro con los jóvenes en la moderna catedral de Santa María. Después del almuerzo, la celebración de la Misa en el estadio Tokio Dome . Por último, las reuniones con el Primer Ministro Shinzo Abe, las autoridades japonesas y el cuerpo diplomático, a quienes dirigirá un discurso.

El último día, martes 26 de noviembre, el Papa lo dedicará a los jesuitas que han marcado la historia del cristianismo en Japón. En la capilla de la Universidad de Sofía celebrará una misa en privado con los miembros de la Compañía de Jesús y en la misma universidad visitará primero a los sacerdotes ancianos y enfermos y luego  la sede de la Universidad donde dará un discurso. Luego se trasladará al aeropuerto de Tokio para la ceremonia de despedida.

Después de un vuelo de más de 13 horas, Francisco regresará a Roma. La llegada al aeropuerto romano de Fiumicino está prevista alrededor de las 17.00 horas.

(María Cecilia Mutual – Ciudad del Vaticano, vaticannews.va)

 

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41087 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).