Cristo reina desde la cruz

Último domingo del año litúrgico. Fiesta de Cristo Rey. Jesucristo, Señor de todos y de todo.

Hace algunos años, en esta fiesta de Cristo Rey, después de la Misa Mayor de la parroquia, me esperaba una persona, fiel habitual, que quería hablar conmigo. “Padre –me dice–, esto de hablar de Jesucristo como rey no me ha gustado nada, y me parece que es el peor título que se le puede dar”. Yo le respondo que quizás no me he explicado bien en la homilía y que tiene buena parte de razón, si pensamos en los modelos humanos de la historia. Y añadí: “Cristo reina desde la cruz”, intentando explicar el porqué de la expresión y su sentido.

Debemos recordar que en los evangelios Jesús se sirve de la expresión «Reino de Dios» o, también, «Reinado de Dios» para manifestar la nueva realidad que ha empezado con él, y que nos ofrece. Significa que Dios ha empezado a realizar su voluntad en la historia humana.

Recordamos también que, en la religión judía, el gran rey de Israel fue David, y esta expresión formaba parte de su fe.

Posteriormente, en el momento histórico que se subraya con este título, la realeza es el modelo de gobierno de muchos países. De aquí que Jesús sea rey, pero el rey de la cruz, el rey de la entrega, del servicio, del amor y del perdón. Jesús es rey, pero del Reino de Dios.

El fragmento del evangelio de este domingo es como el resumen del anuncio de Cristo que hace Lucas en todo su evangelio.

–           Jesús en la cruz. Lucas también nos dice que, clavado en la cruz, Cristo pedía al Padre el perdón para sus verdugos. Expresión suprema de la misericordia del rey que muere perdonando.

–           Las autoridades religiosas judías se ríen de Jesús, y le retan: si es el Mesías de Dios, el rey esperado, que se salve él mismo como había salvado a otros.

–           Los soldados también se burlan de él, y lo hacen reprochándole el título del rey de los judíos.

–           Sobre la cruz había un letrero que expresaba la sentencia de Pilatos, el representante del hombre más poderoso de la tierra, y que decía: «El rey de los judíos».

–           Uno de los criminales también lo ve como rey con poder de salvarlo de la cruz: “¿No eres el mesías? ¡Sálvate a tú mismo y a nosotros!”.

–           Solo uno de los criminales, expresión de la escoria del mundo, sabe descubrir en Jesús el inocente, el hombre bueno, es capaz de darse cuenta de su culpa, y de pedir el perdón y el recuerdo de Jesús cuando esté en su Reino.

El triunfo final de Jesús –fijémonos en ello–, es conseguir la sencilla plegaria de un criminal crucificado a su lado. Acto final y solemne del camino de Jesús, el Mesías: acoger la plegaria del pecador.

Su fuerza y su poder: amar hasta dar la propia vida.

Su victoria: ofrecer el amor de Dios, la salvación, a todo el mundo que, de una u otra manera, reconoce que tiene necesidad de ello.

La Buena Noticia de esta fiesta es precisamente que Jesús es nuestro Rey y Señor, y no otro. Jesús es el que da su vida para que la muerte, el mal y el pecado no reinen; es quien ofrece el amor que llega al perdón, y hace posible que la persona sea transformada y transformadora del mundo.

No podemos tener mejor Señor. Podemos depositar en Él nuestra confianza.

+ Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 376 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.