El Reino de Cristo

El año litúrgico concluye con la solemnidad de Jesucristo Rey del universo. Después de haber recorrido el camino de Jesús siguiendo los tiempos que nos marca la Iglesia, la liturgia nos recuerda que lo que hemos celebrado se cumplirá plenamente al final de la historia y que, aunque muchas veces nos resulte difícil verlo, el Reino de Dios que comenzó en la persona, las palabras y las acciones del Señor, está presente en nuestro mundo y es también la meta hacia la que se dirige la historia de la humanidad.

El texto que se proclama este año, tomado del evangelio de Lucas, es una invitación a creer y a poner nuestra esperanza en Cristo, incluso en aquellos momentos en los que parece que su causa no tiene futuro. Estamos ante un rey crucificado en medio de dos malhechores. El amigo de publicanos y pecadores ha sido considerado y ajusticiado como uno de ellos. En este momento se repite una situación que para Jesús no es nueva: su persona suscita actitudes opuestas. Incluso en la cruz continúa siendo un signo de contradicción. Las autoridades y los soldados se ríen de Él: “Si eres el rey de los judíos, sálvate a ti mismo” (23,37). El letrero con la causa de la condena (“Este es el rey de los judíos” [23,39]) lo han colocado como una burla. A los ojos del mundo estamos ante alguien que ha fracasado en sus pretensiones y ha sido abandonado por Dios.

Los dos ladrones reaccionan de manera distinta: mientras que uno insulta a Jesús, sumándose a las burlas de las autoridades y de los soldados, el otro es alcanzado en el corazón por la gracia de Dios, descubre la verdad de Cristo y “ve” que el Señor ha sido condenado injustamente (“este no ha hecho nada malo” [23,41]). Esto le lleva a ver la verdad de su propia vida (“nosotros recibimos el justo pago de lo que hicimos” [23,41]) y, guiado por la luz de su conciencia, se vuelve al Señor con una confianza absoluta que le lleva a suplicarle: “acuérdate de mí cuando llegues a tu reino” (23,42). La respuesta es inmediata: “hoy estarás conmigo en el paraíso” (23,43). San Ambrosio comenta este hecho diciendo: “La gracia otorgada por Jesucristo es mucho mayor que la solicitada por el malhechor”. El ladrón ha intuido que Cristo es Rey incluso en la cruz y que su reino va más allá de las fronteras del mundo. Jesús le revela que ese reino es el paraíso que Él quiere abrir a todos los pecadores, ya que “había venido a buscar y salvar lo que estaba perdido” (19,10).

Este malhechor ha percibido algo que quienes consideraban a Cristo un fracasado eran incapaces de ver: incluso en el momento en que el Señor es sometido a la máxima humillación se muestra como el verdadero Rey de la historia, porque de la actitud que se adopte ante Él depende la salvación de cada ser humano. También en este momento descubrimos que es un Rey de misericordia: podemos suponer que en la oración que dirige al Padre pidiendo el perdón para sus perseguidores (23,34) está incluido el malhechor que se ha unido a quienes le injuriaban.

El Reino de Dios no es de dominio, de poder o de venganza, sino de misericordia. Tampoco tiene que ver con el éxito humano. A él se llega por la fe y la confianza en Cristo, incluso en las situaciones más difíciles de la vida.

+ Enrique Benavent Vidal,
Obispo de Tortosa

Mons. Enrique Benavent Vidal
Acerca de Mons. Enrique Benavent Vidal 176 Articles
Nació el 25 de abril de 1959 en Quatretonda (Valencia. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario Diocesano de Moncada (Valencia), asistiendo a las clases de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” donde consiguió la Licenciatura en Teología (1986). Es Doctor en Teología (1993) por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Recibió la ordenación sacerdotal en Valencia de manos de Juan Pablo II el 8 de noviembre de 1982, durante su primera Visita Apostólica a España. CARGOS PASTORALES En su ministerio sacerdotal ha desempeñado los cargos de: coadjutor de la Parroquia de San Roque y San Sebastián de Alcoy (provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia) y profesor de Religión en el Instituto, de 1982 a 1985; formador en el Seminario Mayor de Moncada (Valencia) y profesor de Síntesis Teológica para los Diáconos, de 1985 a 1990; y Delegado Episcopal de Pastoral Vocacional, de 1993 a 1997. Durante tres años, de 1990 a 1993, se trasladó a Roma para cursar los estudios de doctorado en la Pontificia Universidad Gregoriana. Es profesor de Teología Dogmática en la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia”, desde 1993; profesor en la Sección de Valencia del Pontifico Instituto “Juan Pablo II” para Estudios sobre Matrimonio y Familia, desde 1994; Director del Colegio Mayor “S. Juan de Ribera” de Burjassot-Valencia, desde 1999; Decano-Presidente de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia, desde 2004, y Director de la Sección Diócesis de la misma Facultad, desde 2001; además, desde 2003, es miembro del Consejo Presbiteral. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Valencia el 8 de noviembre de 2004. El 17 de mayo de 2013 el Papa Francisco le nombró Obispo de Tortosa. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE, desde 2008 es miembro de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la fe y desde 2005 de la de Seminarios y Universidades.