El Papa en Tailandia: una oportunidad para el diálogo en la Tierra de la Sonrisa

Los preparativos de la visita del Papa a Tailandia (AFP or licensors)

Don Giovanni Rengo, sacerdote del Camino Neocatecumenal en misión en Chiang Mai, explica cómo la visita del Papa a Tailandia, del 19 al 23 de noviembre, además de confirmar la fe de la pequeña comunidad católica, será una oportunidad para fomentar el diálogo intercultural e interreligioso.

La etapa en Tailandia, que abrirá el próximo viaje apostólico del papa Francisco, será el segundo encuentro de un Pontífice con la Tierra de la Sonrisa después de aquel de San Juan Pablo II en mayo de 1984. Francisco será acogido por una comunidad católica que representa alrededor del 0,55% de la población tailandesa: 380.000 fieles y una Iglesia estructurada en 12 diócesis y 436 parroquias. En el norte del país, en la ciudad de Chiang Mai, a setecientos kilómetros de Bangkok, un grupo de familias del Camino Neocatecumenal viven una experiencia misionera, con la asistencia espiritual del sacerdote romano Don Giovanni Rengo. Escuchamos su testimonio a pocos días de la llegada del Papa ante los micrófonos de Radio Vaticana Italia.

– Siento una gran emoción por el hecho de que el Papa venga aquí, a Tailandia: la siento como católico, como presbítero y también, sobre todo, como presbítero de la diócesis de Roma. Me estoy preparando, en el sentido de que he hecho todo lo posible para ir a los lugares que Francisco visitará, junto con las familias católicas que están aquí conmigo en Chiang Mai. Mucha gente se está organizando para estar en Bangkok en esos días. Lo que deseo profundamente es que el Papa nos ayude y confirme en nuestra misión como evangelizadores, en nuestro esfuerzo por entregarnos humildemente y sin reservas a este pueblo y sobre todo a la voluntad de Dios que nos llama a hacer este pequeño servicio aquí, en Tailandia.

¿Cuál es el clima cultural y social de este país que tiene al budismo como una de las piedras angulares de su identidad nacional? ¿Cómo es que esta sociedad está esperando a un invitado tan particular?

– Aquí en las escuelas siempre se colocan tres cuadros en las paredes de las aulas: aquel del Buda, el del Rey y el de la bandera nacional. La bandera nacional tiene tres colores que indican la tierra, es decir, la nación, el budismo y el rey. Así que es un país muy arraigado en sus tradiciones, en cierto sentido, fiel, apegado a las costumbres culturales. Esto es ciertamente positivo, pero creo que hoy también hay una llamada a intentar evolucionar, a ir más hacia el otro. Así que, en este sentido, creo que esta visita puede ser de gran ayuda. He recibido un poco de comentarios  diferentes: algunos dicen que esta visita ha sido contada lo suficientemente por los medios de comunicación tailandeses, mientras que otros tailandeses que conozco desconocían la visita papal. Pero para mí esto no es motivo de vergüenza ni de dolor: es un signo de que el Papa viene con gran humildad, sabiendo que uno va al encuentro del otro, de este pueblo, sin pretensiones, tratando de compartir lo que cada uno de nosotros tiene; y los cristianos llevamos en nuestro corazón la presencia del Señor Jesucristo. Obviamente, entonces, la presencia del Papa es muy importante para la Iglesia local, que siendo menos del 1% representa un pequeño rebaño que debe ser confirmado, ayudado. Gracias a Dios no hay ninguna forma de persecución o discriminación religiosa, pero no es fácil vivir aquí como minoría. Por todas estas razones como católicos, esperamos realmente esta visita.

La ocasión del viaje del Papa a Bangkok es también el 350º aniversario del inicio del compromiso de las misiones extranjeras en la antigua Siam. ¿Cuál es el papel de la pequeña comunidad católica en Tailandia hoy?

– Hace 350 años llegaron aquí los primeros misioneros y tuvo lugar el primer encuentro oficial de la Iglesia en Ayutthaya, que fue la segunda capital del reino tailandés. En ese momento el reino de Tailandia no era tan grande como ahora y algunas zonas eran realmente inalcanzables, no había unidad nacional. Así que la Iglesia comenzó un trabajo importante en el Sur y fue casi siempre bien aceptada, excepto por muy pocos momentos de tensión, shock cultural o incluso persecución. En resumen, ha habido varias olas de evangelización.  En la primera, el clero organizó muchísimas escuelas y fundó tantas instituciones educativas. Una segunda ola fue aquella en la que se dirigieron hacia el norte para intentar evangelizar a todas las poblaciones «tribales», si este término es adecuado, poblaciones que estaban muy dispersas. Ahora esperamos que el Señor nos ayude a continuar esta obra de evangelización en las ciudades, con una evangelización un poco de presencia, dando testimonio del Señor en medio de una sociedad en la que estamos integrados pero llamados a dar un testimonio concreto y vivo. Evidentemente, junto a todo el trabajo que la Iglesia realiza junto a los más pobres, porque también hay esto: la Iglesia realiza muchas obras de ayuda y asistencia a los más pobres y humildes.

(Fabio Colagrande – Ciudad del Vaticano, vaticannews.va)

 

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39185 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).