Sin ti no hay presente. CONTIGO hay futuro

El Día de la Iglesia Diocesana nos convoca a la celebración festiva y alegre, cabría decir que familiar, de nuestra realidad eclesial diocesana. Es el día de nuestra Iglesia particular, diócesis de Orihuela-Alicante, que es nuestra manera concreta de ser la Iglesia católica.

Forman parte de nuestra realidad, además de una gran variedad de movimientos, asociaciones, comunidades, instituciones y servicios, 213 parroquias extendidas por nuestra demarcación diocesana y que son focos de vida cristiana y espiritualidad. En ellas se vive y crece la fe, se vive y crece la esperanza, se vive y crece la caridad. Y cada una lo hace desde su propia realidad particular y desde su propia historia, y con su propia gente.

En cada una de estas realidades parroquiales se llevan adelante las tareas de evangelización, catequesis y formación humana, litúrgica y espiritual que llegan a todos. A los niños de comunión, a los jóvenes que se confirman, a los novios que contraen matrimonio, a los matrimonios que están en la hermosa tarea de la educación de sus hijos, a los trabajadores que ganan el pan con el sudor de su frente, a los educadores que intentan sacar lo mejor de sus educandos, a los enfermos y mayores impedidos, etc.

Es esta una rica tarea que llevamos adelante todos. Con esfuerzo y abnegación. Con ilusión y esperanza. Con fe y caridad. Y en la confianza de que este esfuerzo no quedará sin recompensa y dará su fruto, porque:

«No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto permanezca»  (Jn 15, 16a), «de modo que, ni el que planta es nada, ni tampoco el que riega; sino Dios, que hace crecer» (1 Cor 3, 7).

Si no decidimos «coger el carro y tirar adelante», esta noble tarea de la evangelización y la catequesis de nuestra diócesis, se estancaría. Nos pareceríamos a la higuera de la que Jesús buscó higos y solo halló hojas. Jesús no quiso disculpar a la higuera por aquello de que «no era tiempo de higos» (Mc 11, 13). No podemos permitirnos defraudar a Jesús en esa confianza depositada en nosotros. Estamos llamados a dar fruto y que nuestro fruto sea abundante (Jn 15, 5), y ello quiere decir que en este trabajo de todos nadie se puede jubilar. Por pequeñas que sean tus fuerzas, son necesarias para el bien de todos y para el desarrollo de la misión que Jesús ha encomendado a su Iglesia.

Por ello se entiende muy bien el mensaje que el Día de la Iglesia Diocesana nos transmite: «Sin ti no hay presente. Contigo hay futuro».

Quiero acabar este mensaje trasladándoos mi cercanía a cada una de vuestras obras de apostolado. Os tengo presentes en mi oración diaria y pido para que vuestro trabajo sea bendecido y fructífero. En él se manifiesta nuestra realidad presente y se anuncian los frutos futuros. A todos mi aliento y mi gratitud.

Recibid, especialmente en este día, mi afecto y mi bendición.

 

+ Jesús Murgui Soriano

Obispo de Orihuela-Alicante

Mons. Jesús Murgui Soriano
Acerca de Mons. Jesús Murgui Soriano 173 Articles
Mons. D. Jesús Murgui Soriano nace en Valencia el 17 de abril de 1946. Recibió la ordenación sacerdotal el 21 de septiembre de 1969 y obispo desde el 11 de mayo de 1996. Estudió en el Seminario Metroplitano de Moncada (Valencia) y está licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y doctorado en esta misma materia por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. CARGOS PASTORALES Fue coadjutor entre 1969 y 1973 y párroco, en distintas parroquias de la archidiócesis de Valencia, entre 1973 y 1993, año en que es nombrado Vicario Episcopal. Fue Consiliario diocesano del Movimiento Junior entre 1973 y 1979 y Consiliario diocesano de jóvenes de Acción Católica de 1975 a 1979. Fue nombrado Obispo auxiliar de Valencia el 25 de marzo de 1996, recibiendo la ordenación episcopal el 11 de mayo de ese mismo año. Entre diciembre de 1999 y abril de 2001 fue Administrador Apostólico de Menorca. El 29 de diciembre de 2003 fue nombrado Obispo de Mallorca, sede de la que tomó posesión el 21 de febrero de 2004. El 27 de julio de 2012 se hizo público su nombramiento como Obispo de Orihuela-Alicante. El sábado 29 de septiembre de 2012, tomó posesión de la nueva diócesis. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Liturgia desde marzo de 2017. Cargo que desempeña desde el año 2005. Anteriormente, ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral desde 1996 a 1999 y de la Comisión Episcopal del Clero desde 1999 a 2005.