“El criterio primario para el progreso de todos y para el avance social es el precepto del amor.”

El amor se alza como criterio primario para el desarrollo de la sociedad, y debe considerarse el alma de todo orden social. Hace unos días, con la Jornada de las Personas sin Hogar, nos volvíamos a topar con una realidad (una de ellas, pues hay muchas otras) que nos concierne gravemente. En el año pasado fueron atendidos 1.249 sin techo gracias a los servicios que desde Cáritas se han puesto en marcha con programas específicos de atención para ellos, para lo que destinó 349.000€, con una atención particular muy intensa. Aún siendo una gran satisfacción compartida por todos cuando conocemos que 36 de ellos lograron mejorar significativamente sus vidas por acceder a una vivienda, tener tratamientos médicos o acceso al trabajo, nos queda el profundo dolor de no contar con los recursos necesarios para ayudar a más.

Estas y otras realidades nos urgen a poner en práctica el amor preferencial de la Iglesia por los pobres, en una caridad con dimensión social, capaz de promover formas de cooperación al desarrollo que superen las divisiones religiosas, raciales, ideológicas. Si queremos una sociedad más humana, más digna de la persona, es necesario dar importancia a la caridad social que inspira, purifica y enaltece todos los nexos humanos, políticos y económicos. Porque el criterio primario para el progreso de todos y para el avance social es el precepto del amor.

De forma concreta, los católicos celebramos este domingo el día de la Iglesia Diocesana. Más de 23.000 personas fueron atendidas el pasado año a través de Cáritas en las parroquias, y el Secretariado de Migraciones atendió a 2.500 personas. Aún queda mucho por hacer. Queremos contar contigo. No dejes de ayudar con amor práctico a los más necesitados que tenemos tan cerca de nosotros. No pierdas la oportunidad de humanizar la sociedad ni de humanizarte ti mismo. Te invito a explorar aquí como puedes colaborar con tu Parroquia y tu Diócesis.

+ Rafael Zornoza

Obispo de Cádiz y Ceutta

Mons. Rafael Zornoza
Acerca de Mons. Rafael Zornoza 255 Articles
RAFAEL ZORNOZA BOY nació en Madrid el 31 de julio de 1949. Es el tercero de seis hermanos. Estudió en el Colegio Calasancio de Madrid con los PP. Escolapios, que simultaneaba con los estudios de música y piano en el R. Conservatorio de Madrid. Ingresó en el Seminario Menor de Madrid para terminar allí el bachillerato. En el Seminario Conciliar de Madrid cursa los Estudios Teológicos de 1969 a 1974, finalizándolos con el Bachillerato en Teología. Ordenado sacerdote el 19 de marzo de 1975 en Madrid fue destinado como vicario de la Parroquia de San Jorge, y párroco en 1983. Impulsó la pastoral juvenil, matrimonial y de vocaciones. Fue consiliario de Acción Católica y de promovió los Cursillos de Cristiandad. Arcipreste del Arciprestazgo de San Agustín y miembro elegido para el Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Madrid desde 1983 hasta que abandona la diócesis. Es Licenciado en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, donde también realizó los cursos de doctorado. Preocupado por la evangelización de la cultura organizó eventos para el diálogo con la fe en la literatura y el teatro e inició varios grupos musicales –acreditados con premios nacionales e internacionales–, participando en numerosos eventos musicales como director de coros aficionados y profesor de dirección coral. Ha colaborado además como asesor en trabajos del Secretariado de Liturgia de la Conferencia Episcopal. En octubre de 1991 acompaña como secretario particular al primer obispo de la de Getafe al iniciarse la nueva diócesis. Elegido miembro del Consejo Presbiteral perteneció también al Colegio de Consultores. Inicia el nuevo seminario de la diócesis en 1992 del que es nombrado Rector en 1994, desempeñando el cargo hasta 2010. Ha sido profesor de Teología en la Escuela Diocesana de Teología de Getafe, colaborador en numerosos cursos de verano y director habitual de ejercicios espirituales. Designado por el S.S. el Papa Benedicto XVI obispo titular de Mentesa y auxiliar de la diócesis de Getafe y fue ordenado el 5 de febrero de 2006. Hay que destacar en este tiempo su dedicación a la Formación Permanente de los sacerdotes. También ha potenciado con gran dedicación la pastoral de juventud, creando medios para la formación de jóvenes cristianos, como la Asociación Juvenil “Llambrión” y la Escuela de Tiempo Libre “Semites”, que capacitan para esta misión con la pedagogía del tiempo libre, campamentos y actividades de montaña. Ha impulsado además las Delegaciones de Liturgia, Pastoral Universitaria y de Emigrantes, de importancia relevante en la Diócesis de Getafe, así como diversas iniciativas para afrontar la nueva evangelización. Pertenece a la Comisión Episcopal de Seminarios de la Conferencia Episcopal Española –encargado actualmente de los Seminarios Menores– y a la Comisión Episcopal del Clero. Su lema pastoral es: “Muy gustosamente me gastaré y desgastaré por la salvación de vuestras almas” (2Cor 12,13). El 30 de agosto de 2011 se ha hecho público su nombramiento por el Santo Padre Benedicto XVI como Obispo electo de Cádiz y Ceuta. El 22 octubre ha tomado posesión de la Diócesis de Cadiz y Ceuta.