Seminario Menor : una celebración ejemplar

El pasado 25 de octubre, el Seminario Menor  ofreció y presentó en el auditorio del Área Panorámica de Tui una bellísima velada musical. Era el broche de oro a la celebración de los LX años del Seminario Menor como institución académica de referencia de nuestra Diócesis en la ciudad de Tui.

En esta celebración de los LX años, el Seminario Menor de Tui dio un paso adelante muy importante en su corta historia. Fue capaz de mirarse a sí mismo con serenidad y sin excesiva complacencia para asumir sin complejos  la responsabilidad que le corresponde en el futuro de nuestra Diócesis. Ser el hogar desde el que se siembran  y se cultivan las semillas de la vocación sacerdotal a toda la Iglesia diocesana.

El Seminario Menor dedicó todo el curso académico pasado a la celebración de estos LX años con un encomiable esfuerzo de todos los que forman parte de él. Formadores, profesores, alumnos, familias y todos los invitados hemos contribuido a una celebración ejemplar que no se debe olvidar porque puede ofrecernos pautas para  otras celebraciones cercanas de la vida diocesana.

En primer lugar, las celebraciones del Seminario Menor pusieron el mayor cuidado en poner en el centro el objetivo prioritario de su existencia que es el cultivo y acompañamiento de las vocaciones sacerdotales. Algo que estuvo muy presente en los actos a lo largo del año, sobre todo en la peregrinación a Roma para encontrarse con el Papa Francisco. Ese encuentro con el Papa ha marcado profundamente las celebraciones.

Desde esa clara conciencia de su misión eclesial, nuestro Seminario Menor fue abriéndose, en sus actos conmemorativos, a toda la realidad de su día a día. Hubo interesantes conferencias que enriquecieron su vida académica, así como  torneos deportivos que entusiasmaron a todos y un sinfín de momentos que mantuvieron el pulso vivo de una evocación de la historia que ha de repetirse transformándose.

Pero, sobre todo, las celebraciones del sesenta aniversario han conseguido poner de relieve dos dimensiones que considero imprescindibles para su futuro.

La primera nota que calificó a estas celebraciones fue la calidad de sus propuestas. En algún momento, esa calidad fue desbordante en su sencillez, en su realidad evidente y en el modo de proponerla como horizonte. Al decir esto, mi mente se va a la celebración musical en el Área Panorámica de Tui. Esta gran gala fue ofrecida y presentada por el Seminario Menor con sus seminaristas ejerciendo de anfitriones y  de guías de un programa excepcional.

En esa gran noche brillaron con luz propia las cuidadas presentaciones de nuestros seminaristas seguidas por la actuación generosa en calidad y contenidos de dos agrupaciones de referencia en sus campos, el coro Gli Appassionati de Vigo y la Orquesta del Conservatorio Profesional de Tui. Escucharlos aquella noche ha sido una delicia para todo el público que abarrotaba un aforo muy difícil de llenar. Así pudimos comprobar que calidad y número no están reñidos y que el Seminario Menor de Tui había acertado plenamente.

Otra dimensión esencial de este año conmemorativo de la historia reciente del Seminario Menor es su apertura a la sociedad. En esta ocasión, nuestro Seminario ha sabido abrirse de verdad a la sociedad. Ha contado con la cercanía de las familias de nuestros seminaristas y ha compartido con ellas sus preocupaciones y sus esperanzas. Se ha vuelto a vivir con fuerza la sintonía del Seminario con la ciudad de Tui, sin duda otro de los grandes logros de esta aniversario que nos ha enseñado que la fidelidad a la misión es salir de nosotros, como nos dice el Papa Francisco.

Siempre, como en otras ocasiones, nos quedan retos pendientes. Algunos muy importantes como  la apertura del Seminario Menor a nuestras parroquias, a nuestros sacerdotes y a la Vida Religiosa y Consagrada. Lo seguiremos intentando. Y para ello pedimos vuestra ayuda.

Enhorabuena, Seminario Menor.

+ Luis Quinteiro

Obispo de Tui-Vigo

Mons. Luis Quinteiro
Acerca de Mons. Luis Quinteiro 49 Articles
Don Luis Quinteiro Fiuza, nace en Sabrexo (Vila de Cruces-Pontevedra) en el año 1947. Ingresa en el Seminario Menor de Belvís de Santiago de Compostela en 1958. Unos años después, en 1966, siendo seminarista mayor, comienza sus estudios teológicos en la Pontificia Universidad de Comillas (Santander) y, trasladada esta universidad a Madrid, obtiene el grado de Licenciado en Teología y realiza los cursos de doctorado. En Junio de 1971 es ordenado presbítero en Madrid, en la Iglesia de I.C.A.I. de los Padres Jesuitas. En 1978 va a Roma para ampliar estudios en la Pontificia Universidad Gregoriana. Durante esta estancia en la Ciudad Eterna, se especializa en Filosofía Contemporánea y realiza varios cursos y seminarios sobre el estudio y pensamiento de Karl Marx En 1981 asiste en Alemania a unos cursos da Hochschule für Philosophie de Munich. Es Doctor en Filosofía por la Pontificia Universidade Gregoriana de Roma, con una tesis sobre el Realismo Transcendental, en la que obtiene la cualificación de Summa cum laude. En su diócesis de origen ha desarrollado una intensa labor pastoral e intelectual: coadjutor de la Parroquia de San Juan, Director de la Residencia Universitaria “Burgo de las Naciones”, Formador y Profesor del Seminario Menor y Capellán de de la Residencia Universitaria “Padre Míguez” de las religiosas Calasancias de la Divina Pastora. En el año 1982 es nombrado Profesor del Instituto Teológico Compostelano y director del Centro de Formación Teológica de Seglares de la Archidiócesis. En el año 1992 será Director del Instituto Teológico Compostelano y en 1997, Rector del Seminario Mayor de Santiago de Compostela. En 1999 el Papa Juan Pablo II le nombra Obispo titular de Fuerteventura y Auxiliar de Santiago de Compostela, siendo ordenado el 19 de junio siguiente. Su lema episcopal “Beati Misericordes” (Mt 5,7), recoge una de las Bienaventuranzas, en la cual el Señor invita a sus discípulos a recorrer el camino de la misericordia que tiene su punto de partida en la misericordia de Dios manifestada en su Hijo Jesucristo. En el año 2002 se le designa Obispo de Ourense, diócesis en la que ha permanecido siete años. Pertenece en la Conferencia Episcopal Española a la Comisión Episcopal de la Doctrina de la Fe y a la de Migraciones; siendo en esta última el Obispo Promotor del Apostolado del Mar. El 28 de enero del presente año se hizo público su nombramiento como Obispo de Tui-Vigo. En la Santa Iglesia Catedral de Tui, toma posesión el día 24 de abril de 2010; y en el día siguiente realiza la entrada en la Con-Catedral de Vigo.