DOMUND Extraordinario

El Papa Francisco nos ha convocado en este mes extraordinario misionero a celebrar el DOMUND como un momento clave de oración, celebración, sensibilización y sobre todo de una colaboración generosa con los misioneros en su misión tan arriesgada como muchas veces sin medios ni recursos.

Nuestra Diócesis de Coria-Cáceres ha sido, es y hoy sigue manteniendo el tipo en su colaboración con las misiones. Nuestra experiencia rica de misioneros y misioneras y su arraigo en nuestra tierra ha sido clave en la colaboración y la entrega a las misiones. Sin embargo, como no nos pongamos las pilas en este momento, como el Papa Francisco nos insiste, podemos ir bajando el listón en nuestra colaboración de personas y económico.

Repito muchas veces que la conversión de corazón y de verdad pasa siempre por el bolsillo, por la generosidad y la gratuidad.

Tres son los subrayados en estos momentos del mes extraordinario en este DOMUND extraordinario que queremos destacar.

  1. Bautizados y enviados. Las misiones son una llamada que brota de nuestro bautismo y que somos enviados a transformar el mundo según el Corazón de Dios.

El bautismo es nuestro carnet de identidad para ser misioneros. Somos siempre llamados a vivir el bautismo y decirle a todo el mundo el Amor del Corazón de Jesús y que esto nos lleve a vivir amando “que descubran” desde nuestra pobreza el Amor del Señor hacia los pobres y necesitados.

  1. Una Diócesis misionera. Tenemos que creer que la Iglesia que camina en Coria-Cáceres tiene que ser misionera con la convicción de que cuando la misión es más universal más nos bendice el Señor.

Insistid desde las parroquias, los santuarios, las comunidades, las instituciones en la necesidad de ser siempre misionero con la oración, con la vida y con la generosidad económica.

  1. UN DOMUND DE BAUTIZADOS Y ENVIADOS. Tenemos que poner alma. vida y corazón en este DOMUND para que sea extraordinario por la realización, la creatividad y el volcarnos en una Iglesia que es especialmente misionera.

Sed generosos y sobre todo entre todos tenemos que seguir trabajando para que el amor a Jesús y la Buena Noticia a los pobres sea siempre nuestro gozo y nuestra esperanza.

En este DOMUND EXTRAORDINARIO, cuando se os convoque a la generosidad con las Misiones, sed sumamente generosos con nuestros hermanos

+Francisco Cerro Chaves,

Obispo de Coria-Cáceres

Mons. Francisco Cerro Chaves
Acerca de Mons. Francisco Cerro Chaves 172 Articles
Nació el 18 de octubre de 1957 en Malpartida de Cáceres (Cáceres). Cursó los estudios de bachillerato y de filosofía en el Seminario de Cáceres, completándolos en el Seminario de Toledo. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 en Toledo, desempeñó diversos ministerios: Vicario Parroquial de "San Nicolás", Consiliario de Pastoral Juvenil, Colaborador de la Parroquia de "Santa Teresa" y Director de la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales. En la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma se licenció y doctoró en Teología Espiritual (1997), con la tesis: "La experiencia de Dios en el Beato Fray María Rafael Arnáiz Barón (1911-1938). Estudio teológico espiritual de su vida y escritos". Es doctorado en Teología de la Vida Consagrada en la Universidad Pontificia de Salamanca. Autor de más de ochenta publicaciones, escritas con simplicidad y dirigidas, sobre todo, a la formación espiritual de los jóvenes. Miembro fundador de la "Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo". Desde 1989 trabajó pastoralmente en Valladolid. Allí fue capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y Director del Centro de Formación y Espiritualidad del "Sagrado Corazón de Jesús", Director diocesano del "Apostolado de la Oración", miembro del Consejo Presbiteral Diocesano; delegado Diocesano de Pastoral Juvenil y Profesor de Teología Espiritual del Estudio Teológico Agustiniano. El 2 de septiembre de 2007 fue ordenado Obispo de Coria-Cáceres en la ciudad de Coria. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, departamento de Pastoral de Juventud, y de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada.