Somos enviados a evangelizar

El pasado 19 de septiembre vivimos unos momentos emocionantes en la catedral. Todos los que tienen alguna responsabilidad eclesial y otros muchos cristianos nos reunimos para escuchar la Palabra de Dios, para orar, para pedir ayuda al Señor para este nuevo curso y para recibir el encargo de nuestro trabajo en la Iglesia de parte del pastor de la diócesis.
Llamamos Fiesta del Envío a esta celebración. Queremos recordar y actualizar que nuestras palabras y nuestras acciones se fundamentan en Jesucristo y las desarrollamos en la Iglesia como una oportunidad de crecimiento personal, de servicio a la comunidad y presentación de una oferta de sentido a la sociedad que nos rodea. No es una tarea sujeta al arbitrio de cada uno, amparado en el gusto, el interés personal o las conveniencias del momento. Es, ante todo, una exigencia de nuestra fe para realizar aquello que la propia Iglesia está llamada a cumplir siguiendo el mandato de Jesús, quien encargó en primer lugar a los Apóstoles que anunciasen la salvación que Él había traido. Así lo hicieron dispersándose por todas las regiones para anunciar con alegría y con coraje la pertenencia al Reino. Al mismo tiempo que se constituía la Iglesia se guardaba como un gran tesoro las palabras y los hechos del Señor. En las primeras cartas de los apóstoles ya se resume cuál es la tradición que debemos celebrar y anunciar.
Era grande el gozo de catequistas, animadores de comunidad, responsables y miembros de los movimientos apostólicos, profesores y directivos de centros de enseñanza, voluntarios y responsables de Cáritas junto a los miembros de la Vida Consagrada, diáconos y presbíteros…recibiendo del obispo la misión de hacer fecunda la vida de la Iglesia diocesana. Todos ellos pedían con insistencia la ayuda del Espíritu Santo para llevar a cabo la tarea encomendada. No son fáciles ni cómodos los momentos actuales para el desarrollo de la vida cristiana. Seguramente no lo han sido nunca. Pero quienes vivimos ahora nos abruma el peso de la misión y los exiguos resultados obtenidos. Como si esto que llevamos en las vasijas de barro no hubiera recibido la fuerza de lo alto. Además de la alegría en la celebración, se percibía una mayor confianza y una profunda sensación de responsabilidad por el encargo recibido. Es ésta una cuestión de todos, sin excluir a nadie. ¡No nos cansemos nunca de vivir y predicar!
La responsabilidad compartida es esencial en nuestra Iglesia. Cada miembro tiene una función, aporta sus cualidades, su experiencia eclesial para participar de la autenticidad evangélica de nuestra diócesis, que peregrina aquí y ahora con el concurso de todos. Por ello en este mismo acto se distribuyó una Guía para posibilitar aportaciones, sugerencias y acentos en la elaboración de un nuevo Plan Pastoral. Es un folleto sencillo que invita a todos a la reflexión y a la implicación personal y comunitaria. La mencionada Guía ha sido fruto del trabajo que han realizado durante los últimos meses los Consejos del Presbiterio y de Pastoral. Ahora se pone en manos de todos para que entre todos podamos responder mejor a los retos que plantea el mundo. Caben todas las sensibilidades, todos los compromisos, todos los proyectos fijando siempre la mirada en la unidad del rebaño del único pastor que es Cristo.
Con mi bendición y afecto.
+Salvador Giménez,
obispo de Lleida
Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 167 Artículos
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia.CARGOS PASTORALESInició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001.El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.