Trabajos decentes con sueldos dignos

La Jornada internacional por el Trabajo decente que se celebra cada año el día 7 de octubre está promovida por las Naciones Unidas mediante la Organización Internacional del Trabajo (que este año cumple 100 años) y por la Federación Internacional de Sindicatos. Se trata de una fecha que hoy tiene entre nosotros la máxima actualidad. Desgraciadamente constatamos que la superación de la crisis económica que señalan las grandes cifras de las estadísticas económicas aún no ha llegado a mucha gente y aún menos a las personas que realizan los trabajos más sencillos y menos valorados de nuestra sociedad. Son muchas las personas jóvenes, y también no tan jóvenes, que para trabajar se ven obligadas a aceptar unos sueldos muy bajos con los que no pueden no se vivir con dignidad y, ni siquiera, formar una familia y tener hijos.

Según el VIII Informe FOESSA, la salida de la gran recesión nos ha dividido a la sociedad en tres grandes bloques. La sociedad estancada (cerca del 20%), que ya se encontraba de este modo antes de la crisis y que continúa igual. La sociedad insegura (cerca del 30%), que cuando mira a la anterior se ve cerca pero diferente. Y por fin, la sociedad soberbia (cerca del 50%), la que consume, dirige y es dueña de su destino y, además, condiciona el de los demás.

A pesar de la reducción progresiva del desempleo, hay muchos trabajadores pobres y excluidos, y se limitan las posibilidades de integración de numerosos colectivos. Se puede decir que «la precariedad laboral se ha convertido ya en un modo de vida de forma estructural en nuestra sociedad». Los datos aportados por la Fundación en relación a la exclusión relacionada con el empleo son impresionantes:

– El 14% de las personas que trabajan se encuentran en exclusión social.

– Uno de cada tres contratos temporales dura menos de siete días.

– El 15,1% de los hogares sufre inestabilidad laboral grave.

– Aunque se ha conseguido reducir la exclusión por el empleo en un 42%, una de cada cuatro personas activas del conjunto de la población se encuentran en situación de exclusión del empleo.

-El 20% de las personas en hogares con al menos una persona en paro no ha realizado ninguna formación ocupacional en el último año.

Hoy nuestra sociedad necesita recuperar urgentemente su sentido comunitario y fraternal y fortalecer el papel destacado que corresponde a la política ejercida con honestidad y transparencia. También somos conscientes que nuestra realidad laboral se va transformando y que hay que trabajar en vistas a la creación de nuevas oportunidades que permitan asegurar la reducción de la jornada laboral, la eliminación de las horas extraordinarias y una mejor conciliación entre la familia y el trabajo.

En estos tiempos tan complicados para mucha gente, el sector de la atención a las personas dependientes reclama mucha más dedicación. Hay que reconocer su gran importancia a nivel humano y hay que destinar más recursos, tanto personales como materiales. El progresivo envejecimiento de la población pide soluciones. Las empresas cooperativas pueden tener un papel destacado en este sector, conjuntamente con la acción complementaria del voluntariado, como es el caso ejemplar de Cáritas.

Trabajos decentes con sueldos dignos, he aquí unas reivindicaciones muy justas y muy de acuerdo con el Evangelio y que la Doctrina Social de la Iglesia promueve. La parábola de los trabajadores a sueldo para trabajar la viña, la del buen samaritano y tantas otras, hace más de dos mil años que nos enseñan el camino del amor. Pedimos al Padre del cielo que nos ayude a todos a saber buscar y encontrar nuevos caminos que nos lleven a una sociedad con una mayor solidaridad y con una real fraternidad.

 

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa.

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 354 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.