Cumbre sobre el Clima de las Naciones Unidas

Declaración conjunta de CIDSE
Cumbre de las Naciones Unidas sobre acción por el clima 2019

Esto es una emergencia climática. Esto es una crisis social. Esto es una catástrofe ambiental. Lo hemos estado postergando durante demasiado tiempo, mientras que los vulnerables sufren y nuestro planeta literalmente arde ante nuestros ojos. Al igual que muchos cargos públicos, el Papa Francisco declaró una emergencia climática el 14 de junio. Cientos de miles de jóvenes y adultos se unirán el 20 de septiembre para protestar, frente a la Cumbre de Acción por el clima de las Naciones Unidas en Nueva York y en todo el mundo. Merecen una respuesta a sus demandas. Las actuales Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional apenas representan un tercio de la reducción de emisiones necesaria para limitar el calentamiento a 1,5°C y, en su lugar, permite más de 3,5°C. Los líderes deben prestar atención sobre el título de la cumbre, Acción Por el Clima, y cumplir con su deber moral.

No faltan ideas, justas, sostenibles y bien documentadas, para que los gobiernos las apliquen en una transición ecológica. Las comunidades, los movimientos sociales y las organizaciones civiles tienen una gran experiencia en modelos innovadores de producción de alimentos y energía que han demostrado funcionar a gran escala, como la agroecología y los sistemas de energía renovable. Las soluciones basadas en la naturaleza – uno de los nueve temas de la cumbre climática de las Naciones Unidas –  pueden contribuir significativamente a mantenerse dentro del aumento de las temperaturas medias mundiales a 1,5°C evitando las emisiones derivadas de la deforestación, la degradación forestal y las pérdidas de los ecosistemas de humedales, la restauración de tierras degradadas y la ampliación de los sistemas alimentarios agroecológicos. No hay razón para recurrir a la experimentación especulativa y potencialmente catastrófica de la geoingeniería. Y tenemos serias preocupaciones sobre otras «soluciones» falsas, como la agricultura climáticamente inteligente, la bioenergía a gran escala (como beCCS), los combustibles, los agrocombustibles, el carbón y la energía nuclear.

La urgencia de hacer frente al cambio climático está cobrando cada vez más importancia tanto en las narrativas científicas como en las basadas en la fe. Unos años después de la publicación de la carta encíclica Laudato Si’, el Papa Francisco ha convocado una asamblea especial de obispos del 6 al 27 de octubre en Roma (Sínodo de los Obispos para el Pan-Amazon). El Sínodo tiene como objetivo determinar cómo la Iglesia puede responder a las injusticias y al extractivismo en la región pan-amazónica que alimentan el cambio climático. La Iglesia está definiendo cómo contribuir a la protección de la Amazonía – un recurso clave de las soluciones basadas en la naturaleza – y de las comunidades indígenas que implementan estrategias de restauración y conservación. Las comunidades indígenas son los principales defensores de la destrucción de los ecosistemas. Es más, al igual que otras comunidades más vulnerables a los impactos del cambio climático, estas son las menos responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero que nos colocan en esta posición de colapso humano y ecológico.

Un estudio reciente ha estimado que el 75% de los esfuerzos necesarios para cumplir el Acuerdo de París deben provenir de la acción del gobierno y el 25% de las iniciativas individuales. Los ciudadanos y las comunidades tienen un papel fundamental que desempeñar, pero sus esfuerzos serán en gran medida ineficaces sin un cambio sistémico respaldado por políticas transformadoras

Europa y todos los demás gobiernos deben ser más ambiciosos y revisar sus NDC para limitar los aumentos de temperatura globales a 1,5°C. Esto debe ser un reflejo de sus responsabilidades históricas y estar en consonancia con el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas. El nuevo objetivo climático de la UE 2030 propuesto por la Presidenta electa de la Comisión, Ursula von der Leyen, de reducir las emisiones en un 55 % no es suficiente. Las emisiones deberán reducirse al menos al 65% para mantenerse en la vía de 1,5°C.

No basta con organizar y participar en una cumbre, hacer algunas llamadas y reconocer la emergencia mientras se hace poco para abordarla. El compromiso real se demuestra en los objetivos políticos, las finanzas y la aplicación de medidas en la reducción de emisiones. La integridad real se demuestra por la coherencia de las políticas de ejecución con la justicia social, que es un requisito básico para lograr la Agenda 2030. Ampliar el alcance de los modelos y soluciones propuestos por la sociedad civil en materia de política a nivel nacional desafiaría el statu quo de las empresas como de costumbre, pero esto es lo que hay que hacer. Las advertencias científicas no cesarán. El deber moral de actuar no tiene precedentes.

Lista de signatarios:

Clara Pardo Gil, Presidenta de Manos Unidas/España

Christine Allen, Director of CAFOD/England & Wales

Anja Appel, Director of KOO/Austria

Caoimhe de Barra, Director of Trócaire/Ireland

Gianni Del Bufalo, Director of FOCSIV/Italy

Marian Caucik, Director of eRko/Slovakia

Manuèle Derolez, Director of CCFD-Terre Solidaire/France

Alistair Dutton, Director of SCIAF/Scotland

Axelle Fischer, Director of Entraide et Fraternité/Belgium

Josianne Gauthier, CIDSE Secretary General

Patrick Godar, Director of Partage.Lu/Luxembourg

Susan Gunn, Director of Maryknoll Office for Global Concerns/USA

Lieve Herijgers, Director of Broederlijk Delen/Belgium and President of CIDSE

Peter van Hoof, Director of Vastenactie/The Netherlands

Serge Langlois, Director of Development & Peace/Canada

Jorge Libano Monteiro, Director of FEC/Portugal

Bernd Nilles, Director of Fastenopfer/Switzerland

Pirmin Spiegel, Director of Misereor/Germany

Kees Zevenbergen, Director of Cordaid/The Netherlands

Bishop Abune Tesfaselassie Medhin, CIDSE Ecclesiastical Assistant, Bishop of Adigrat Eparchy/Ethiopia

CIDSE es la red de organizaciones católicas de Europa y Norteamérica de la que Manos Unidas forma parte.

(Manos Unidas)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41607 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).